Por Javier F. Ferrero
Director de Contrainformacion.es y Nuevarevolucion.es


Como decía Borja Suárez, de Economistas frente a la Crisis, en una entrevista en ElDiario.es, pensar que van a desaparecer las pensiones públicas, es como pensar que a lo mejor dentro de 30 años no hay democracia. El Banco de España se apoya en supuestos poco defendibles para avalar que las pensiones no se pueden pagar y que va a ser necesario cambiar el sistema.

Datos más realistas desmienten al organismo y confirman que España sí puede pagar las pensiones, aumentando el número de pensionistas en relación a la actualidad, manteniendo el poder adquisitivo y sin necesidad de recortes.

El Banco de España no tiene competencias para hacer predicciones sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones. El objetivo es generar incertidumbre, meter miedo de que el sistema no es sostenible en estos términos para que la gente empiece a contratar planes de pensiones. Al apoyar estos planes privados de pensiones de la banca, su credibilidad a este respecto está muy en entredicho.

Los supuestos en los que se basa el Banco de España para mantener sus tesis carecen de rigor y credibilidad en comparación con los presentados en el Congreso de los Diputados por la AIReF, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, que es la entidad que, oficialmente, tiene la responsabilidad de velar por la sostenibilidad de las cuentas públicas.

La AIReF está demostrando con una elaboración de informes mucho más rigurosa y escenarios mucho más sensatos que las pensiones se pueden pagar y que se puede mantener el poder adquisitivo sin problema alguno.

El Banco de España se basa en el The 2018 Ageing Report, de la Comisión Europea, que para el promedio del periodo 2018-2050 estima que la tasa de crecimiento del PIB será del 1,2% anual, mientras que el escenario construido por la AIReF prevé un crecimiento del 1,6%  por año. Para llegar a estas conclusiones, el Banco de España considera que la población en edad de trabajar se reducirá en España durante ese periodo en cuatro millones de personas, mientras que para la AIReF se mantendrá en los niveles actuales (30 millones). Por otra parte, para el Banco de España la tasa de paro no bajará durante más de treinta años, desde ahora hasta 2050, del 12,6%, mientras que para la AIReF irá bajando hasta entre el 7% y el 9%.

En este gráfico puede verse que la predicción de AIReF. El nivel de gasto en pensiones en porcentaje del PIB no sería del 16% del PIB, como supone el Banco de España, sino más bien del 13,4%, lo cual es una cifra inferior a diez países de la Unión Europea.

Proyección de gasto en pensiones en el año 2050

Para la Unión General de Trabajadores (UGT), siguiendo las estimaciones de la AIReF, indica que si «si se tomasen medidas adicionales que hicieran que la inmigración anual aumentara en 50.000 personas por año, la fecundidad lo hiciera en 0,1 hijos por mujer de aquí a 2050, la esperanza de vida creciera en 3 o 4 años hasta 2050, la productividad se incrementara 0,2 puntos anuales en el periodo, la tasa de actividad fuera dos puntos y medio más elevada en 2050 y la tasa de paro dos puntos y medio más baja, el gasto en pensiones en porcentaje del PIB se reducirá en 1,3 puntos del PIB en 2050, del 13,4% al 12,1%«.

Es decir, según UGT, el gasto en pensiones sería muy poco más que el actual, medio punto más de PIB (e inferior en este caso al de 15 países de la UE y al de la media de la UE-27), pero con un 50% más de pensionistas y manteniendo durante estos años el poder adquisitivo.