Joan Jordi Abentín

Eduard Pujol dice ahora que el tema de las listas de espera en la sanidad son temas menores y que lo que tenemos que hacer es centrarnos en luchar para una bandera.

Claro, en nuestro Mundo al revés, lo que nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra vida es la tela de un estandarte. El otro día leí un Twit (perdonad, no me acuerdo bien del todo quien lo puso) que decía: «En Cataluña es fácil gobernar, ya que si haces algo mal, le das la culpa a España». Y eso es lo que acaba de hacer el Señor Eduard Pujol y sus aliados «los del Torra» que puede unirse la Crida y el gran partido del PDeCAT.

Lo siento, pero esto no es normal. No es normal que estando en un país del primer mundo te salga un portavoz de un gobierno o de un partido diciéndote que los problemas en la sanidad es una cosa que no es tan importante. No puede ser que nos digan que lo que en realidad nos da de comer es una batalla que cuando la equiparamos a la sanidad y a la educación, es una de inútil. Acá, en este país lo que de verdad necesitamos es una sanidad digna y una educación ejemplar. Y en Cataluña ni una ni la otra. Y ah, cuando nos quejamos te sale el del JxCat con eso de: «No es importante, culpa de España». Y la CUP y ERC aplaudiendo a esta gente.

Esto es otra prueba de que la política actual va abocada al fracaso. Se confunden de lo que realidad nos toca a la gente. Yo cuando me levanto por la mañana y salgo a la calle lo que quiero es que si me pongo enfermo me atiendan, lo que quiero, es que me dejen estudiar sin tener que pagar más de 1000€ el semestre… Lo que necesito es que mis representantes se preocupen de lo que me toca. Seguro que la persona que esta leyendo este texto piensa igual y lo que le importa de verdad es tener comida en la nevera, es tener un seguro medico público de calidad y es tener unas ayudad o unas tasas de su educación que podamos pagar. Además de eso, la persona que lea este texto, necesita que cuando salga a la calle, verse rodeada de una ciudad o sociedad justa de la cual se pueda sentirse orgullosa.

Vivimos en un momento que nos quieren hacer creer que nuestro bienestar es un tema en segundo plano. Nos quieren hacer creer que lo que sentimos da igual, que únicamente importan esas personas bien vestidas en un hemiciclo. Y eso no es cierto. Ellos y ellas no han de llevar nuestra política. Ellos y ellas no han de llevar nuestras vidas. Ellos y ellas no son nadie. Y solo podremos cambiar este país si empezamos a poner el nosotros y nosotras delante de esa lacra.

Foto: El Periódico