Altos cargos de España y Kazajistán se han reunido hoy en un encuentro programado de consultas para revisar y consolidar las relaciones bilaterales, después de la reciente dimisión, tras casi 30 años en el poder, del presidente de Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev.

Según el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Fernando Valenzuela, la situación política actual en ambos países «no afecta de una manera fundamental» puesto que son relaciones de estado, «son relaciones muy sólidas, muy bien sustentadas en los niveles políticos y no van a sufrir por ello».

Valenzuela ha matizado que aunque el conjunto de las relaciones entre ambos países «son esencialmente buenas», hay un potencial por desarrollar y es lo que hay que explorar juntos, «dónde y cómo podemos mejorar y profundizar las relaciones».

Durante el encuentro también han hablado de cómo pueden cooperar en organizaciones en las que ambos forman parte, «sobre todo de ámbito continental europeo como el Consejo de Europa o la Organización de Seguridad y Cooperación Europea en Viena», ha concretado.

En definitiva, Valenzuela ha indicado que van a pasar revista «al conjunto de las relaciones bilaterales y a intercambiar opiniones y puntos de vista sobre cómo vemos la actualidad internacional a nivel regional y a nivel mundial».

Además, ha añadido que con Kazajistán tenemos en muchas cosas una identidad de puntos de vista «bastante considerable», y ha destacado el aspecto económico ya que hay un reto desde el lado español fundamentalmente, «incrementar nuestras exportaciones y aumentar nuestras inversiones en el país».

Por su parte, el viceministro kazajo de exteriores, Román Vassilenko, ha explicado a Efe el nuevo presidente de Kazajistán Kassym-Jomart Tokayev en su discurso de inauguración prometió la continuidad del curso de política exterior y nacional establecido por Nazarbáyev.

Vassilenko ha insistido en el compromiso por mantener el curso de política exterior, que tiene como una de sus principales prioridades «las relaciones sólidas con la Unión Europea y, por supuesto, España es un jugador clave en la Unión Europea».

«Se espera que la estrategia de la Unión Europea para Asia Central se adopte a fines de esta primavera y esto también elevará el nivel de nuestro cooperación regional a regional, además de la cooperación bilateral», ha indicado.

Vassilenko ha explicado que este encuentro refleja la fortaleza de las relaciones, que se deriva «de la amistad personal entre nuestro primer presidente, Nursultan Nazarbáyev, y el rey Juan Carlos I y y el rey Felipe VI».

La fortaleza de las relaciones bilaterales también se debe «al afecto que las personas de Kazajstán tienen por España y por su riqueza cultura, que ha compartido con el mundo», ha detallado Vassilenko.

Vassilenko ha explicado que el encuentro ha permitido hacer un balance para «discutir el futuro de las relaciones, incluida la firma de numerosos acuerdos que están en proceso, como un acuerdo sobre servicios aéreos o sobre cooperación científica y técnica».

España y Kazajistán disfrutan desde hace muchos años de una relación diplomática especial que pocos países mantienen con España.

«Creemos que estamos llegando con buenos resultados a este décimo aniversario de nuestra asociación estratégica el 2 de julio de este año, pero creemos que el futuro es aún mejor», ha matizado. p