Lugo es una tierra de encanto, abundante en paisajes maravillosos y de una cultura fascinante. El servicio de videncia es muy solicitado en esta ciudad, convirtiéndose en una opción efectiva de muchas personas que buscan vías alternativas para abordar los problemas de la vida.

Como todo, en el mundo de la videncia también existen personas inescrupulosas que afirman poseer el don, pero no es verdad. Sin embargo, también hay videntes profesionales, cuyo don natural han puesto al servicio de los demás, ayudando a muchas personas a resolver asuntos que parecían no tener una solución ni en la medicina, ni en la psicología, ni en ningún otro campo de la ciencia formal.

Es preciso saber diferenciar la charlatanería de la verdadera videncia. Para ello, hay ciertos parámetros fundamentales desde los cuales se puede establecer dicha distinción. La idea no es generalizar, ni meter a todas las videntes de Lugo dentro del mismo saco.

Habrá casos de estafas que es preciso desenmascarar, pero también otros de éxito que merecen ser resaltados como es el caso de Tarot y Cartas. Este servicio cuenta con un equipo de videntes profesionales con amplia experiencia en tarot y otras artes esotéricas. Y como este, existen otros más que están lejos de ser solo servicios ficticios para sacarle dinero a incautos.

Tarot de confianza con Tarot y Cartas

Como ejemplo de buen hacer podemos citar a los videntes Alba Ribera, Rubí Mora y José Manuel Reina de entre los videntes, cartomantes y astrólogos de Tarot y Cartas. Para realizar una consulta con Alba Ribera o su equipo de confianza dispones de dos teléfonos gratuitos:

España/Europa: +34 91 266 96 38

Estados Unidos/ Puerto Rico / Canadá: +1-877-373-6663

Los minutos de consulta puedes comprarlos online mediante tarjeta de crédito (Tarot VISA seguro) o a través de una pasarela de pago por PayPal (Tarot PayPal). Para consultas desde España también se puede pagar por teléfono llamando al teléfono facilitado arriba.

Para más información y consultar precios puede acceder a su web www.tarotycartas.com.

¿Cómo identificar una vidente real?

Una vidente real tiene vocación de servicio y se le nota. Tiene un trato ameno -sin caer en la extrema zalamería-, respetuoso y serio. Nunca se burla de un cliente y se muestra atenta a sus solicitudes. El consultante se siente en una atmósfera de confianza donde se hace sencillo establecer una comunicación efectiva.

Las  videntes buenas de Lugo usan un lenguaje claro. Jamás anda con rodeos para resolver una inquietud y así consumir el tiempo de la consulta sin llegar a ninguna solución satisfactoria para el consultante. Cuando una persona se hace llamar vidente, pero nunca dice nada realmente claro al cliente, este se siente confundido y, seguramente, estafado. Una vidente real dice sus predicciones, de forma entendible, y le gusta que el cliente comprenda bien los mensajes transmitidos en la consulta.

Respeta el anonimato y tiene ética profesional. Una vidente real nunca revela secretos del consultante ni usa lo que este le confía para divulgar información al respecto. Tiene una ética profesional que la lleva a ser discreta y respetar, de ser necesario, el anonimato del cliente. Tal como se maneja la relación entre un médico y un paciente, así mismo es la de la vidente con sus consultantes.

Acierta la mayoría de sus predicciones. Si no todas, acierta un gran número de predicciones y sus consultantes lo comprueban. Esto hace que vuelvan a ella y se genere una relación de confianza que puede durar para toda la vida.

No ve los fenómenos paranormales como un juego. Para una vidente profesional, los eventos paranormales son de suma delicadeza. Sería incapaz de tratarlos a la ligera, sino que ha aprendido a gestionarlos de forma que nadie involucrado salga afectado. La videncia conlleva una gran responsabilidad y también se corren riesgos que se deben saber solventar.

Por lo general su don aparece desde la infancia. Esto sucede con la mayoría de las videntes, aunque en un principio no sepan lo que les ocurre, siempre tienen experiencias extrasensoriales desde sus primeros años de vida. Con el pasar del tiempo deciden desarrollar ese don de forma responsable y se preparan con el fin de hacer de este algo útil para la humanidad.

¿Consultar una vidente es una pérdida de tiempo?

Si el consultante acude a una vidente con apertura, confianza y buena disposición, lo más seguro es que obtenga respuestas a las preguntas importantes que se formula. Esto nunca es una pérdida de tiempo. Aunque hay criterios personales respecto a una sesión con una vidente, no podría decirse que no se obtiene nada de ella. Cuando una vidente es profesional y sabe lo que hace, el cliente terminará satisfecho y podrá poner en práctica lo que se le sugirió en la consulta.

Como la videncia sirve de canal para abordar temas relevantes en la vida de cualquier individuo, no puede ser un servicio ficticio o una pérdida de tiempo, a menos que el consultante no use lo vivido en la sesión para mejorar su vida, sino que simplemente lo deseche. Cada persona es libre de aprovechar o no el servicio que se le presta.

Finalmente, podemos decir que la videncia es una práctica respetable, con grandes beneficios para las personas que buscan soluciones a sus problemas más apremiantes. Es necesario identificar una vidente real en Lugo o en cualquier parte del mundo. Para ello es importante comprobar ciertos parámetros que le den una señal al consultante que está frente a un servicio honesto y no una estafa.

De lo obtenido en un encuentro con una vidente, cada persona puede tomar un aprendizaje e incorporarlo a su vida para que el servicio realmente valga la pena. Es mejor acudir a sitios de confianza como el de Tarot y Cartas que cuente con videntes experimentadas y donde haya poco riesgo de charlatanería.