Las voces del silencio

Luis Víctor Moreno Barbieri
Vicepresidente de Pacma


En noviembre de 2011, sin subvenciones ni créditos con los bancos, PACMA superaba por primera vez la cifra de 100.000 votos al Congreso. En ese momento se produjo un movimiento entre el resto de los partidos que asistieron, al principio con cierta sorna y después con manifiesta sorpresa, a la escalada de votos que el Partido Animalista cosechaba en cada cita electoral. La traducción de ese movimiento, fruto del crecimiento de PACMA, se ha exteriorizado en dos corrientes políticas en España:

La primera, encabezada actualmente por VOX y el PP, de reacción al avance animalista, apoyando todo lo que tenga que ver con la caza y los toros. Solo les falta disparar contra el pajarito del logo de PACMA para evidenciar ese odio a todo lo que huele a animalismo.

La segunda, de interés en captar esos votos que la ciudadanía otorga al Partido Animalista.

Fruto de esa segunda corriente, casi todas las formaciones progresistas han ido incluyendo en sus programas, de manera más tibia o decidida, medidas contra el maltrato animal.

Los votos a PACMA son la única palanca para que el resto de partidos traten de pugnar por esa bolsa de votantes. Si los partidos quieren los votos de PACMA tendrán que hacer políticas en favor de los animales.

Si PACMA no existiera ¿Cómo se podría cuantificar el apoyo social a las medidas en favor de los animales? ¿Quién sería el acicate para obligar al resto de formaciones a ir introduciendo avances para mitigar la dramática situación que viven los animales en España? No olvidemos, este sigue siendo el país conocido en todo el mundo por su “fiesta nacional” consistente en torturar hasta la muerte a un herbívoro.

Hemos sido un imprescindible revulsivo, un termómetro de la creciente sensibilidad social hacia los animales. La manera más efectiva de cuantificar, con datos irrefutables, el resultado de la labor que las organizaciones de defensa de los animales realizan para encaminar a la sociedad hacia un avance moral que rompa la barrera de la especie como elemento excluyente de la necesaria consideración de los animales como ‘alguien’ y no ‘algo’.

Voto a voto, en cada papeleta contabilizada, mandamos un mensaje claro a los políticos: los animales importan.

Somos la mejor y más fiable encuesta de nuestra preocupación por el terrible trato que reciben los animales en España y a la vez el voto más generoso, al ceder nuestra voz a quienes no la tienen.

Por eso, este 26 de mayo, piensa que tu voto, además de representantes de PACMA en las instituciones, enviará un mensaje claro al resto de políticos para que tengan en cuenta a los grandes olvidados, a los Sin Voz.

No lo olvides: Su voz, tu voto.

 


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario