En rueda de prensa en la sede del partido en Ferraz, Lastra ha afirmado que la dirección federal del PSOE se enteró por la prensa de este supuesto nexo entre su candidato con una de las empresas de la Púnica.

Según informa ‘El Español’, Sánchez Gil maniobró en 2006 para que el Ayuntamiento de San Martín de la Vega entregara un contrato público de más de 5 millones de euros a una empresa de la Púnica, la trama de corrupción que tiene al exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados como principal político implicado.

En cualquier caso, Lastra ha querido subrayar que Sánchez Gil ni ha sido llamado a declarar, ni está investigado ni imputado por este asunto, pero ha decidido renunciar a ir en las listas para poder defenderse.

El paso atrás dado por Sánchez Gil demuestra, ha puesto en valor Lastra, que el PSOE es «un partido ejemplar», con «un reglamento interno que es el más garantista de cuantos existen en este país».

La ‘número dos’ ha contrapuesto esta forma de actuar de los socialistas frente a los «fichajes de tránsfugas» y «pucherazos en primarias» que practican otros partidos, en alusión a Ciudadanos.