La líder ultraderechista francesa, Marine Le Pen, no cree que Vox sea antifeminista, recuerda que es «una escisión del Partido Popular» y no descarta un pacto con esa formación política en el Parlamento Europeo.

«No he visto nada en lo que ha podido decir o hacer Vox que me permita considerar que son antifeministas», aseguró en una entrevista con la televisión europea «Euronews».

Para Le Pen, «Vox es una escisión del Partido Popular. No vienen (sus integrantes) del extremismo (…) No molestaban a nadie en el seno del PP cuando, manifiestamente, sus tesis eran debatidas».

La diputada francesa aseguró que la formación que preside Santiago Abascal está siendo analizada «de forma muy ideológica» y «debe ser el pueblo español quien decida».

«Si Vox registra una espectacular subida electoral, probablemente se deba a que lo que dice se corresponde con las preocupaciones de los españoles. Yo no me meto en los asuntos españoles», subrayó.

Reconoció que pueden tener ideas propias sobre las actuales leyes españolas y aseguró que lo que propone Vox «parece que gusta a los españoles».

Le Pen señaló que, con vistas a formar un gran grupo nacionalista en el Parlamento Europeo, han encargado al actual ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, que recorra las diferentes capitales europeas en busca de alianzas.

«Estoy convencida de que seremos más numerosos, pero claro que buscamos ampliarnos. Y tenemos la ambición, al menos el sueño, de constituir un gran grupo de defensores de las naciones», indicó.

La líder ultraderechista se mostró convencida de que, como sucedió en 2014, cuando tuvo un cuarto de los votos en las europeas en Francia, su Agrupación Nacional (antiguo Frente Nacional) puede imponerse en los comicios del 26 de mayo, pese a que los sondeos le otorgan una corta desventaja respecto a En Marcha, el partido del presidente Emmanuel Macron.

«Creo que terminaremos en cabeza porque representamos una esperanza para Europa», aseguró.