Joaquín Sabina y Leiva, en una amplia entrevista conjunta concedida a Esquire, abordaron una actualidad que, como no podía ser de otro modo, viene marcada por el coronavirus y sus respuestas sobre la enfermedad o la vacunación han generado polémica.

Leiva ha mostrado sus dudas ante la campaña iniciada en los últimos días, adelantando que no tiene previsto ser vacunado. «Yo no. Prefiero convivir con esto como he convivido con la gripe y otras cosas. No me veo funcionando como un conejillo de indias. No.»

Leiva habló de su vena hipocondríaca que ha asomado durante el coronavirus. «En la época en la que grabé con Joaquín lo tenía muy acentuado, porque estaba muy estresado. Iba mucho a urgencias. Tengo la tarjeta de oro. Me conoce todo el mundo. Pero es que me he dado cuenta de que lo que a mí me da miedo son las enfermedades desconocidas con efectos desconocidos y terribles. Y como el coronavirus lo tiene mucha gente, no me asusta tanto», explicaría

La prensa sacó su cuchillo ante estas declaraciones y generó que una oleada de usuarios de redes sociales tachasen al cantante de negacionista.

El comunicado de Leiva

«Hace varios meses, en una entrevista me preguntaron por la vacuna y respondí lo que pensaba en ese momento. Hoy, meses después, estoy convencido de que lo más responsable, sin duda, es vacunarse», señaló el cantante en un comunicado publicado en sus redes sociales.

Leiva, irónico, señaló que es normal tener dudas: «Ustedes me disculpen por no haber tenido un comportamiento ejemplar al toque, y por tomarme el tiempo para reflexionar sobre ello. Por lo que veo, a nadie más le sobrevoló la duda. A mí sí».

«Como en tantas otras ocasiones, mis contradicciones son esenciales para armarme una opinión y llegar a una conclusión más o menos certera. Ya se que no corren tiempos de asumir contradicciones, y menos públicamente», lamentó el cantante.

leiva

Recado a la prensa amarillista

Lo mejor del mensaje de Leiva, sin duda, llega al final, en donde pega un repaso a la «bazofia» de prensa amarillista «hambrienta de clics». «Me cataloga como negacionista y delirios de semejante calibre», denuncia. «Les envío amablemente a una localización llena de residuos orgánicos que salen habitualmente por el rectoanal», sentencia.