La crispación política ha convertido a Andrea Levy, delegada de Cultura, Turismo y Deporte de Madrid, en ‘trending topic’. La sesión de la Comisión de Cultura y Deporte del Ayuntamiento de Madrid ha terminado este martes con una queja formal dirigida al alcalde por los «insultos» vertidos por la concejala del ramo, Levy, sobre dos ediles de la oposición.

Los dos grupos denuncian que la delegada ha «descalificado» a las concejalas Pilar Perea y Mar Espinar «en lo personal, en su vestimenta y en su actividad como concejales». Levy llegó a ser llamada al orden por el presidente de la comisión, Paco Pérez, al que se refirió como «el señor de Más Madrid».

«Me gusta el collar de arte precolombino que lleva. Lo único que le deseo es que no le haga un daño cervical por lo grande que es», le decía Levy a la edil de Más Madrid. El presidente le ha instado entonces a no descalificar a nadie por su vestimenta, a lo que Levy ha respondido: «¿Me va a decir el señor de Más Madrid como tengo que hacer mi intervención como delegada?».

La delegada popular ya había tenido otro encontronazo con la edil del PSOE Mar Espinar tras afirmar esta que la delegada es «experta en la cultura del postureo». «No puedo ocuparme de su frustración por no ser nada ni nadie», le ha proferido Levy, que ha añadido después: «Debe ser que le gusto».

En la queja hacia la delegada, las ediles recuerdan que el artículo 12 del Reglamento Orgánico del Pleno estipula que los concejales «están obligados a observar la cortesía debida y a respetar las normas de orden y de funcionamiento de los órganos municipales».

Asimismo, piden amparo al alcalde para que se ejerza «las acciones necesarias por parte de la Corporación Municipal para impedir que se repitan escenas como las vividas esta mañana durante la comisión de Cultura, Turismo y Deporte».