El primer ministro chino, Li Keqiang, buscará «mejorar la coordinación» con Europa durante la próxima cumbre entre la Unión Europea (UE) y China, que tendrá lugar el próximo 9 de abril en Bruselas, informó hoy el Ejecutivo chino.

Li viajará a Europa del 8 al 12 de este mes para participar en dicha reunión y asistir al octavo encuentro de líderes de China y países de Europa Central y Oriental en Croacia, país al que también hará una visita oficial.

«La relación entre China y la UE se está profundizando y esperamos que la cumbre sirva para expandir los consensos y coordinarnos mejor de cara al futuro», afirmó hoy en rueda de prensa el viceministro de Exteriores, Wang Chao.

Adelantó que China espera resultados en materia de economía y comercio, innovación, finanzas y defensa, así como la firma de documentos de cooperación en energía y políticas de competencia.

Wang también habló de la reunión a finales de marzo entre el presidente chino, Xi Jinping, el de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y los líderes de Francia y Alemania, Emmanuel Macron y Angela Merkel, en la que la UE trató de presentarse como un interlocutor fuerte ante China.

El objetivo era reclamar reciprocidad en las condiciones de acceso al mercado y canalizar la ambición inversora de Pekín en un momento en el que países como Italia han aceptado en solitario participar de proyectos como el de las Nuevas Rutas de la Seda.

Según Wang, el encuentro fue «una muestra de la alta importancia que se conceden mutuamente China y Europa. (…) Existe confianza mutua».

Asimismo, el viceministro trató el documento publicado por la CE que marca la relación con China, a quien se define como «un rival sistémico» al que deben plantearse exigencias «acordes con su creciente peso» político, económico y militar.

«La cooperación crece pero también hay más competencia en áreas como la economía y el comercio. Es normal. Creemos que una competición moderada y saludable hará nuestra relación más dinámica y resistente», señaló.

También apuntó que, pese a las consideraciones de la UE, «China sigue siendo, sin duda alguna, un país en desarrollo» si se tienen en cuenta indicadores como el PIB per cápita, el gasto en educación y sanidad o las prestaciones sociales.

«China está todavía en el puesto 86 de la clasificación de desarrollo humano (IDH). Esperamos que Europa evalúe la situación y el desarrollo de China basándose en hechos», apostilló.

Tras la cumbre, Li buscará en Dubrovnik (Croacia) estrechar las relaciones y aumentar la presencia de China en Europa central y del Este durante un encuentro con líderes de 16 países -once de ellos de la UE-.

«El volumen del comercio entre China y los ’16+1′ llegó a 82.230 millones de dólares (73.089 millones de euros) en 2018, un aumento del 20,9 % interanual. Es notable teniendo en consideración el menor crecimiento económico mundial», dijo Wang.

Esa visita de Li dejará, según el viceministro, más de diez documentos de cooperación en infraestructura, comercio, finanzas, entre otros, con el que Pekín busca reforzar su influencia.

«Esta cooperación no divide a Europa. Al contrario, facilita el proceso de integración europea. China no tiene intención ni capacidad de dividir Europa», aseguró.

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.382 suscriptores.

close

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.382 suscriptores.

DEJA UNA RESPUESTA