La educación es un aspecto esencial que determina el progreso al que estamos supeditados como sociedad. Las generaciones venideras son el futuro del mundo y es nuestra responsabilidad que, como padres, inculcar los valores necesarios para su desarrollo vital. Una de las principales ventajas de la expansión comercial en el mercado online es que, desde la comodidad del hogar, tenemos la posibilidad de comprar todo tipo de productos que influyen positivamente en su formación: desde el aspecto cognitivo, hasta las funciones motoras.

Libros para aprender a leer, su primer paso intelectual

La lectura es el hábito intelectual por excelencia, potenciando así la cultura de aquellos que lo llevan a cabo en su cotidianidad. Debido a ello, no es de extrañar que esta enseñanza sea una de las bases en la formación cognitiva de los más pequeños, estando en nuestras manos el hecho de facilitarles la tarea. Puede que en la escuela ya se encarguen de llevar a cabo dicha labor; sin embargo, podemos ir un paso más allá y con estos libros aprenderás a leer con tus hijos.

Son muchas las obras literarias que tenemos a nuestro alcance y que, tanto por temática como por facilidad en la lectura, serán la puerta de entrada para los niños a un océano listo para ser descubierto. El progreso educativo es sorprendente, puesto que el cerebro humano durante los primeros años de vida está en pleno desarrollo y recibe todo tipo de impulsos del exterior. Bajo esta realidad, es imperativo que escojamos aquellos libros que facilitan el aprendizaje y, a su vez, despertarán su interés a futuro.

‘Las divertidas aventuras de las letras’, ‘El dragón que no tenía fuego’, ‘Un cuento para cada vocal: a, e, i, o, u’, ‘El tesoro del pirata’ o ‘Daniel El Bombero’ son claros ejemplos de ello. Algunos de estos libros están editados en letra mayúscula para facilitar su lectura; mientras que otros directamente están orientados desde un punto de vista didáctico que hace amena y divertida la propia experiencia de aprender.

Así pues, debemos actuar con responsabilidad y acompañar a nuestros hijos en estos momentos tan importantes para su desarrollo intelectual. Somos el soporte del que disponen y, gracias a la amplia libertad comercial, nos es posible dar con los libros de mayor nivel para tenerles la mano que no dudarán en tomar. Un refuerzo a las horas lectivas que, además, establecerá los vínculos inquebrantables paterno-filiales.

 

Desarrollo motor, su entrada en el mundo

Cuando un bebé nace creamos una burbuja de protección a su alrededor, evitando cualquier posible riesgo al que se pueda enfrentar en el mundo real. No obstante, poco a poco hemos de ir garantizando su correcta incorporación a la estructura social, algo en lo que esta lista de torres de aprendizaje tiene mucho que decir. Un elemento propio de la metodología Montessori, una de las mejor valoradas en la enseñanza, que podemos incorporar al hogar para garantizar su seguridad en estos aprendizajes tan importantes.

Estas torres se colocan frente a diversos mobiliarios para que el pequeño alcance las superficies y pueda actuar con normalidad. Pongamos el ejemplo de unas manualidades: colocando la torre de aprendizaje junto a la mesa, nuestro hijo podrá poner en práctica sus actividades favoritas y así ir actuando como lo hará como adulto. De la misma manera, en labores de higiene como lavarse las manos y los dientes, estos elementos son ideales para que lleguen al lavabo y puedan empezar a hacerlo por cuenta propia.

Gracias a guías detalladas como la anterior, podemos identificar rápidamente qué torres de aprendizaje son las mejores del mercado; descartando así todos los modelos de segunda categoría. Conformarse con menos es algo que debe estar fuera de la ecuación, asegurando así que los estándares de bienestar y la prevención de potenciales accidentes se cumplan a rajatabla.

Cuanto mayor es el número de tareas que van asumiendo, mayor es su progreso motor. Moverse con facilidad y utilizar sus manos para todo tipo de funciones es algo inherente a la formación que, junto al razonamiento lógico, conformarán la persona en la que se van a compartir.