Como informan los medios locales, la Policía de Brasil ha llamado a declarar a Carlos y a Eduardo Bolsonaro, hijos del presidente brasileño, como testigos en una investigación por protestas “antidemocráticas”.

A través de esta investigación la Policía Federal trata de esclarecer quien promueve y financia los movimientos de ultradercha que están exigiendo una intervención militar en el país.

Estas pesquisas llevan siendo realizadas desde el pasado abril, a petición de la Fiscalía. Al respecto ya se han realizado varias operaciones en las que incluso se han detenido a varios integrantes de movimientos de ultraderecha y se han registrado inmuebles de personas cercanas al presidente Bolsonaro.

Conforme diseccionan los medios brasileños, los hijos de Bolsonaro no acuden como investigados, sino en calidad de testigos. No obstante, el caso sigue bajo secreto de sumario.

Sin embargo, y a pesar de todo, es innegable el vínculo de los hijos de Bolsonaro con los investigados, como especifica el diario Folha de Sao Paulo.

Hispan TV recuerda que «Bolsonaro, su familia y sus seguidores son objeto de intensas críticas por sus reiteradas violaciones de la Constitución, como abuso de poder, corrupción y divulgación ilegal de información errónea. No obstante, casi la mitad de su gabinete está compuesto por figuras militares, y ahora, según los críticos, confía en la amenaza de la ‘intervención militar'».