Tras una sangrienta jornada de violencia el sábado, el Ejército israelí continuó bombardeando sobre la Franja durante la noche y la madrugada del domingo, pero los ataques se han detenido. “Hace poco tiempo, el texto del acuerdo de alto al fuego fue acordado”, ha informado Mohamad al Hindi, que encabeza al departamento político de la Yihad Islámica en Gaza, según recoge EFE. Desde El Cairo, una fuente de seguridad de alto nivel confirmó a EFE que una delegación egipcia que viajó a Gaza para mediar logró alcanzar un acuerdo.

El coste es inasumible. En la última jornada de ataques, al menos cinco personas, la mayoría niños, fueron asesinados y 10 resultaron heridos como resultado de un ataque aéreo israelí contra el campamento de Jabaliya, aumentando a 41 el número de muertos desde el comienzo de última agresión israelí, incluidos quince niños y cuatro mujeres, y elevando el número de heridos a 311.

Al amanecer, la Defensa Civil de Gaza anunció que otro palestino no identificado había sido sacado de debajo de los escombros en el oeste de Rafah. El Ministerio del Interior palestino confirmó que los equipos de Defensa Civil recuperaron los cuerpos de ocho personas muertas más, incluido un niño de 14 años y tres mujeres. Entre los fallecidos se encontraba un miembro del Consejo Militar del Yihad Islámico y comandante de la región sur, Jaled Mansur.

Sin luz 

Los bombardeos israelíes en Gaza han agravado aún más la crisis humanitaria que vive el enclave. Tras el cierre de los cruces fronterizos como medida punitiva hacer algunos días, la Franja se quedó sin el combustible necesario para operar su única central eléctrica, por lo que los más de dos millones de habitantes de Gaza cuentan únicamente con cuatro horas de electricidad al día y los servicios básicos operan de manera muy limitada.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA