La primera medida del nuevo Gobierno llegó este martes: la subida de pensiones. El aumento de las prestaciones de los jubilados no se hizo a finales de año con el argumento de que el Ejecutivo se encontraba en funciones, pero estaba lista ya antes de acabar diciembre y, ahora, es la primera medida del Ejecutivo.

El Gobierno aprueba por decreto la subida anual de las pensiones para este 2020 que ya adelantó a Bruselas, del 0,9%. Sin embargo, el Ejecutivo deja para más adelante un incremento mayor de las pensiones mínimas.

El aumento del 0,9% está en línea con lo comprometido por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en su discurso de toma de posesión. Ante representantes de los sindicatos, los empresarios y todos los asistentes al acto, en el que también ha asumido sus competencias la titular de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, Escrivá ha dejado claro que su intención es subir las pensiones con el IPC para que mantengan poder adquisitivo.

Con esta nueva subida, la pensión media del sistema se elevará 8,9 euros al mes, con lo que por primera vez en la historia la nómina de los más de 8,8 millones de beneficiarios superará los 1.000 euros, según los datos de la última estadística de diciembre. Mayor será el alza que tengan los más de seis millones de jubilados: 10,2 euros más cada mes, con lo que su pensión media sobrepasará los 1.050 euros (1.153 euros).

Mientras tanto, las 2,3 millones de viudas y viudos tendrán que conformarse con un aumento de 6,4 euros hasta superar los 721 euros y los casi un millón de beneficiarios de pensiones por incapacidad permanente tendrán 8,8 euros más, con lo que sus ingresos se situarán en los 987 euros.