Lima, 9 jun (Prensa Latina) Columnas de manifestantes comenzaron hoy a llegar a la capital peruana, a celebrar la inminente victoria del izquierdista Pedro Castillo, quien se proclamo ayer vencedor del balotaje frente a la neoliberal Keiko Fujimori.

Militantes del partido Perú Libre de la sureña ciudad de Ica arribaron a la capital, según dijeron, para celebrar el logro de que su candidato se imponga ajustadamente a su rival y a velar por el respeto a la voluntad popular.La alerta la dio anoche Castillo, al declararse ganador en virtud del cómputo de su partido y pedir serenidad y calma a sus partidarios y anunciar una gestión con estabilidad económica.El virtual ganador de los comicios mantiene en el conteo oficial una ventaja de 71 mil 659 votos, imposible de remontar, según diversos periodistas y analistas de cifras.Castillo calificó como ‘zancadillas’ en su contra a situaciones como la subida de la cotización del dólar y posibles aumentos inducidos de precios para usarlos como supuesta consecuencia de su posible elección.’áMentira! Lo que pasa es que hay cierta incertidumbre, pero el pueblo ya no les cree’, dijo el maestro rural y agricultor.Calificó además como como una provocación las acusaciones de fraude que Fuerza Popular, partido fujimorista, contra Perú Libre sin acreditar pruebas consistentes.Los nuevos congresistas de extrema derecha Jorge Montoya y Norma Yarrow, de un partido que apoyó la campaña fujimorista, no suscribieron el concepto de fraude y solo hablaron de algunas irregularidades por verificar.Los medios de prensa que en su mayoría respaldaron también a Fujimori, no parecen ahora dispuestos a asumir la narrativa de fraude, invocado por la candidata cuando hace cinco años perdió, también ajustadamente, ante Pedro P. Kuczynski.Fuentes políticas señalaron la posibilidad que Fuerza Popular busque en realidad la nulidad de las elecciones, algo que arguyó en falso en Bolivia la derecha en 2019 como parte de un plan para derrocar al entonces presidente Evo Morales.El candidato de Fujimori a la vicepresidencia, Luis Galarreta, ante la inconsistencia de sus alegatos de fraude y su improcedencia legal, admitió que se trata de irregularidades que presentará a las instancias electorales oficiales, las que verán qué decisión tomar.Durante la campaña electoral, medios de prensa afines al fujimorismo han tratado de desacreditar y negar imparcialidad a esas instancias y en particular al presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Jorge Salas, quien ha rechazado las actuales alegaciones de fraudeLas fuentes consultadas dijeron que la campaña contra el JNE preparó condiciones para debilitar a las autoridades electorales y, de no lograr el objetivo de ‘ganar en la mesa’, pedir la nulidad de los comicios, con fines por determinar.Uno de los aliados de Fujimori, el político anticomunista Pedro Cateriano, introdujo anoche un nuevo elemento perturbador en el panorama, al comentar que el problema político de fondo es que el proyecto de Castillo, de impulsar una asamblea constituyente es contrario a la constitución, y de convocarla sería un golpe de Estado que no se debe permitir.

DEJA UNA RESPUESTA