El festival que han organizado las asociaciones de vecinos para homenajear a Luis y a Pedro Pastor ha sido todo un éxito. El concierto-concentración ha tenido un lleno total de público en el aparcamiento de la urbanización Rosa Luxemburgo de Aravaca después de que el Ayuntamiento vetase al cantautor y su hijo en las fiestas de dicho municipio madrileño.

La periodista Olga Rodríguez y el actor Carlos Olalla leyeron un manifiesto para, después, continuar con las actuaciones de Los Fesser, Ismael Serrano, La Mare, Luis Ramiro o Rozalén.

Este acto solidario fue organizado por las asociaciones Acrola y Osa Mayor de Aravaca y se celebró bajo el lema «Cultura sin censura». El lugar se abarrotó y las redes se poblaron de mensajes en apoyo a los cantantes acompañados del hashtag #NoALaCensura.

Llama la atención, sobre todo, la comparación entre las fiestas oficiales de Aravaca y el concierto-concentración en apoyo de los autores. La afluencia de público a las fiestas organizadas por el ayuntamiento del PP y Ciudadanos brilló por su ausencia y muchos usuarios de la red social Twitter han querido comparar los dos eventos.

El socialista Ángel Gabilondo acudió al acto «para reivindicar la libertad de creación, la libertad de expresión y para saber que una de las claves de la libertad social del progreso social es la libertad de pensamiento, de conciencia y de creación». Según él, «lo que se quiere es controlar, domesticar esa libertad de creación y de conciencia. Me parece que tenemos que ser muy cuidadosos, cautelosos y contundentes en la defensa de esos derechos y apoyar a nuestros creadores, nuestros cantantes, escritores, poetas, autores de teatro, músicos… Y por eso estamos aquí».

Juan Carlos Monedero también acudió y ha expresado en sus redes sociales que no van a consentir que «el PP nos regrese la censura del fascismo». De este modo, ha querido sumarse a esta concentración: «Nos vemos en Aravaca a cantar por la democracia con Luis y Pedro Pastor».

Almeida y el Aquelarre

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, indicó que la izquierda quiso montar un «aquelarre» con el concierto-protesta después de que la Junta de Moncloa-Aravaca suspendiera el recital de la programación inicial. Puntualizó que respetaba el concierto convocado, pero también recordaba que «el Ayuntamiento de Madrid tiene todo el derecho del mundo a establecer en función de criterios artísticos y de interés de los vecinos quienes deben ser los artistas que actúen en las fiestas de cada uno de los distritos». Un mal perder.

Deja un comentario