La sección sindical de la CIG de Mercadona ha convocado un nuevo calendario de movilizaciones para denunciar «los abusos de poder, la política de miedo y represión y reclamar un trabajo digno en el que se respeten los derechos laborales». «Con estas acciones queremos poner atención a los compartimentos que están siendo detectados en algunas tiendas de la provincia por los controles que atentan contra la dignidad de los trabajadores», resaltan.

“Parece falso que en el siglo XXI tengamos que movilizarnos para exigir respeto y dignidad, pero así es. Vendemos nuestra fuerza de trabajo, ni nuestra dignidad, ni nuestra salud física y mental, ni nuestras vidas están para Venta. Eso es algo que Mercadona no entiende”, subraya André Abeledo, delegado del CIG en la comisión provincial de A Coruña.

En este sentido, explica que el personal está sometido a continuas presiones y ritmos de trabajo estresantes para cumplir con los tiempos marcados, «imposibles de cumplir por la enorme carga de trabajo». Esto provoca que el personal se vea sometido a un alto estrés que al final acaba provocando problemas para su salud.

A ello hay que añadir los compartimentos irrespetuosos de ciertos directivos «que son humana y profesionalmente intolerables, pero a los que Mercadona obvia, consiente y oculta». Una postura patronal que contrasta con la imagen de empresa modelo que vende Mercadona en los medios, aunque la realidad laboral es muy diferente.

Estas situaciones afectan especialmente a tres establecimientos de A Coruña, en los que la sección sindical se ha centrado esta vez en la respuesta al abuso laboral. La primera de las marchas ha tenido lugar este viernes 18 de junio en la tienda de Mercadona en Betanzos, la segunda el miércoles 23 de junio en la Avda. de Oza de A Coruña y el lunes 28 las movilizaciones se trasladarán al supermercado ubicado en el Outlet de Culleredo.

Con el grito de «abusos laborales, ya no podemos» o «trabajo digno con derechos», la sección sindical de la CIG continuó con el calendario de movilizaciones para denunciar los abusos de poder y la política de miedo y represión ejercida por Mercadona, empleo digno y respeto de los derechos.

Las movilizaciones, explica Abeledo, son una «respuesta a la actitud de no respeto por la propia humanidad de los trabajadores. No puede ser que el personal de Mercadona venga a trabajar con miedo y que les falte respeto cuando lo que que estamos pidiendo, aunque parezca mentira en el siglo XXI, es dignidad”.

Abeledo relata que «los delegados de la IGC en la provincia de A Coruña han detectado que estos abusos de poder son especialmente problemáticos en la tienda de Bentanzos, en la Avda. de Oza de A Coruña y el ubicado en el Outlet de Culleredo», donde decidieron centrar esta vez las movilizaciones.

En este sentido, instan a Mercadona a actuar de inmediato «porque no puede ser que la gente trabaje con miedo y bajo una presión constante».

Abeledo anima a los compañeros de Mercadona a no callar y reaccionar ante los abusos laborales, ya que es a través de la movilización que se avanza. En este sentido, da el ejemplo de que, tras la campaña de protesta del CIG en la provincia de A Coruña por sobrecarga de trabajo, la empresa ha realizado un refuerzo de plantilla para el verano para cubrir las vacaciones y también están cubriendo las bajas.

DEJA UNA RESPUESTA