La relación entre las industrias de la publicidad y el entretenimiento siempre ha sido estrecha, con los anuncios publicitarios y la publicidad por emplazamiento formando parte integral de programas de televisión, películas y series, plataformas de redes sociales, y más; hoy, en todo caso, el peso pesado del entretenimiento es otro, y es allí a donde apunta (cada vez más) la publicidad.

La industria que domina el entretenimiento es la de los videojuegos, como el popular Word Unscrambler, y el modelo de publicidad que va tomando impulso, la publicidad in-game. La publicidad in-game, la publicidad dentro de los videojuegos, alcanzó un valor de mercado de 6.71 mil millones de dólares en 2021.

¿De qué se trata este tipo de publicidad? En general, la publicidad in-game se da de dos maneras: con anuncios tradicionales estáticos que aparecen esporádicamente durante el juego, o con emplazamiento de productos integrados dentro de la propia experiencia de juego.

En todo caso, se trata de un segmento en pleno crecimiento, por el que vale la pena apostar. Siga leyendo para descubrir cuáles son los principales beneficios de llevar adelante una campaña de publicidad in-game.

Los beneficios de la publicidad in-game

La principal ventaja de publicitar en videojuegos es la incomparable diversidad de sus usuarios, que incluyen grandes porciones de prácticamente todos los rangos etarios, de los baby boomers (con un 42% de jugadores) a la generación Z (con un 81% de jugadores), así como de nacionalidades y estratos sociales.

Incluso, prácticamente ha desaparecido, en años recientes, la predominancia del género masculino en la industria de los videojuegos. En 2022, un 48% de las personas que jugaron videojuegos en Estados Unidos fueron mujeres.

 Además, mientras que en la mayoría de sus formas el consumo de entretenimiento es un acto pasivo, en el caso de los videojuegos se trata de audiencias activas, mucho más enfocadas y receptivas a los estímulos que reciben. En otras palabras, los usuarios son mucho menos propensos a realizar múltiples tareas al mismo tiempo cuando están jugando un videojuego, que cuando están, por ejemplo, navegando en internet o mirando televisión.

Esto último suele traducirse en un mayor rendimiento de los llamados a la acción (CTA). A su vez, al igual que sucede en otros segmentos, como las redes sociales, otro gran beneficio de la publicidad in-game es, justamente, la posibilidad de contar con un sinfín de estadísticas y mediciones relativas al rendimiento de las acciones publicitarias, como la cantidad de visualizaciones, tiempo promedio de visualización, y clics en los CTA, por ejemplo.

En definitiva, la publicidad in-game encierra grandes posibilidades para las empresas. Incluso juegos sencillos, como el Scrabble Word Finder o el popular Subway Surfers, ofrecen un espacio al que millones de usuarios acuden día a día, con una predisposición activamente receptiva. La oportunidad está allí, y los beneficios son indudables, por lo que se puede prever que a la publicidad in-game le queda, aún, un largo camino por andar.

DEJA UNA RESPUESTA