El perfil del inversor del siglo XXI se ha sofisticado bastante en comparación con el del siglo XX. Informado, ambicioso y exigente. Sabe lo que quiere. Gracias a toda la información que existe en internet, todo el mundo puede estar al corriente de los acontecimientos financieros que marcan la agenda económica nacional e internacional. Y la eclosión enorme de brókeres fiables al calor de la revolución digital ha creado una oferta amplia y de calidad que pugna por conquistar a los nuevos inversores. A continuación, vamos a repasar tres estrategias comerciales fundamentales que aplican tres tipos diferentes de brókeres: los de divisas, los de criptomonedas y los de acciones.

Los bonos por depósito, el atractivo estrella de los brókeres de divisas

Una de las inversiones más populares disponibles para los inversores es el mercado de divisas, también conocido como Forex (Foreign Exchange). Ofrece ventajas muy interesantes, como el respaldo institucional de los grandes bancos centrales, la enorme liquidez en las sesiones de negociación y que se opera sobre pares de divisas y no sobre activos concretos, con la reducción de riesgos que esto conlleva. Por estas razones, el mercado de divisas o Forex es uno de los mercados preferidos entre los inversores más conservadores.

Existe una gran demanda de brókeres que ofrezcan operativa de compraventa en el mercado de divisas y, por ello, la competencia es muy fuerte. Por lo general, la baza estrella de los mejores brókeres es ofrecer bonos por depósito de cara a captar nuevos clientes. Es algo muy apreciado entre los nuevos usuarios de las plataformas. Además, en nuestros días, es muy fácil saber qué brókeres ofrecen los mejores bonos gracias a los comparadores online de bonos de Forex. Dado que cada bono tiene sus propias ventajas y desventajas respecto a los demás, estas herramientas resultan útiles para seleccionar los más adecuados. La claridad de sus clasificaciones, sumada a la información que contienen, han puesto el Forex al alcance de todo el mundo.

Las comisiones por volumen, la estrategia de los brókeres de criptomonedas

Para quienes tienen apetito de riesgo, el mercado de las criptomonedas es un verdadero paraíso. En sus poco más de diez años de historia, ha dado grandes alegrías a miles de usuarios. A día de hoy, los inversores de este mercado vienen atraídos por las ganancias potenciales superiores a las de otros mercados más maduros, a cambio de unos riesgos de pérdidas también mayores.

Ante la explosión reciente en los volúmenes de negociación del mercado criptográfico, los brókeres tratan de conseguir el mayor número de clientes. Y para ello recurren principalmente a las comisiones por volumen de negociación decrecientes en función de la actividad operativa. Tiene su lógica. Hablamos de un mercado muy volátil, por lo que conseguir clientes que con frecuencia abran y cierren operaciones, abonando una comisión porcentual sobre el capital que se ha movido, es enormemente lucrativo. Por eso están dispuestos a ofrecer comisiones decrecientes que beneficien especialmente a los traders más activos en los mercados de criptomonedas.

Las comisiones de custodia, el caballo de batalla de los brókeres de acciones

El mercado de acciones bursátiles goza de enorme popularidad entre los inversores. A pesar de los vientos de crisis que soplan en la actualidad, hay empresas casi invencibles en bolsa, que no dejan de captar la atención de los ahorradores. Por lo tanto, existe una demanda considerable de brókeres potentes que ofrezcan las mejores condiciones a la hora de comprar y vender acciones en el mercado de valores.

En este sector de inversión, los brókeres tratan de mejorar su poder de atracción apostando por las comisiones de custodia reducidas. Cuando una persona compra una acción, se generan gastos que el bróker debe sufragar. Para costearlos, cobra comisiones en concepto de custodia. Pues bien, estas cada vez tienden a ser menores por la presión bajista de una competencia cada vez más agresiva.

En resumidas cuentas, el inversor de nuestro tiempo es más exigente que nunca. Internet ha cambiado para siempre cómo, en qué y con quién invierte sus ahorros. Sabe que los brókeres se pelean por su dinero y por fidelizarle como cliente. Así se entiende la feroz guerra comercial desatada entre prácticamente todos los brókeres modernos. Desde los bonos por depósito de los brókeres de divisas, hasta las comisiones por volumen de los brókeres de criptomonedas, pasando por las comisiones de custodia de los brókeres de acciones, lo cierto es que nunca en la historia los inversores habían tenido una oferta tan atractiva para invertir su dinero.