Nega, uno de sus integrantes, bromeaba en redes con esta donación: «Va a ser la primera vez que el PP financie la Memoria Histórica».

Los Chikos del Maíz han anunciado un nuevo concierto el 10 de enero en la Sala Potemkim de Salamanca el mismo día que el inicialmente previsto dentro de la programación municipal en la Sala B del CAEM y que fue cancelado por el Ayuntamiento en un descarado y directo acto de censura.

A través de redes sociales, el grupo ha respondido a la decisión del Consistorio de rescindir el contrato y cancelar el concierto que estaba previsto en el CAEM y que formaba parte de la programación municipal.

El Ayuntamiento, formado por una coalición entre Partido Popular y Ciudadanos, según ha explicado este mismo viernes la concejal de Cultura, María Victoria Bermejo, ha sido la no conveniencia de incluir a este grupo dentro de la programación municipal por las letras inapropiadas de sus canciones.

Concretamente, Bermejo ha insistido en que Salamanca es «una ciudad contra la violencia», en la que «se fomenta la concordia, se fomenta el respeto a todas las personas y, por encima de todo, la dignidad, y las letras de esas canciones no se consideran apropiadas para una ciudad donde se fomentan estos valores».

Después de esta decisión, la formación ha dado a conocer el concierto en la sala privada Potemkim, a la que podrán acceder las personas que ya habían comprado las 380 entradas para la cita inicial -había colgado el cartel de aforo completo-, junto a otros 30 pases adicionales, ya también agotados minutos después de salir a la venta.

Los 500 euros que recibirá la formación por la cancelación del concierto en las dependencias municipales, han indicado a través de la red Twitter que donarán esa cantidad a la Asociación para la Recuperación de Memoria Histórica. Nega, uno de sus integrantes, bromeaba en redes con esta donación: «Va a ser la primera vez que el PP financie la Memoria Histórica».