El cabeza de lista de En Comú Podem a las elecciones generales del 28A, Jaume Asens, ha apostado este lunes por iniciar tras los comicios un «diálogo sin condiciones» para encauzar el conflicto político catalán y ha evitado así situar un posible referéndum como «línea roja» para negociar un Ejecutivo.

En una rueda de prensa en la sede de la formación, Asens ha asegurado que «lo importante es sentarse en la mesa de diálogo», retomando el espíritu de la declaración de Pedralbes firmada por el Gobierno central y la Generalitat, que «se frustró porque unos y otros pusieron líneas rojas».

Es necesario, a juicio del dirigente de los comunes, «crear un escenario de entendimiento y empatía, en el que se reconozca al otro como interlocutor» y a partir del cual se empiece a negociar.

Según Asens, primero deben ser los partidos de ámbito catalán quienes consensúen una propuesta que dé salida a la actual encrucijada, que se debería trasladar luego a las formaciones estatales y que finalmente debería quedar plasmada en una Ley de Claridad como la canadiense.

Preguntado sobre cuál será la propuesta de los comunes de cara a estas elecciones, Asens ha dicho que el programa electoral aún se está cerrando pero que tanto la propuesta de un referéndum binario -sí o no a la independencia- como una pregunta al estilo de la consulta del 9 de noviembre de 2014 -de tipo árbol- tienen sus ventajas e inconvenientes, sin entrar en más detalle.