La diputada de los comuns en el Parlament Marta Ribas ha anunciado este martes que presentarán una moción en el próximo pleno de la Cámara que pide crear una comisión de investigación sobre los «casos de violencias sexuales contra niños y jóvenes en el espacio educativo religioso».

En rueda de prensa, ha explicado que llevan desde el inicio de legislatura intentando sin éxito acordar con el resto de grupos la creación de una comisión de investigación sobre el caso Maristas y ahora buscan una comisión que englobe todos los casos de este tipo que se han producido en Cataluña.

Ribas ha criticado a los grupos por no haberlos apoyado a crear esta comisión: «Lo único que hemos recibido por parte de los grupos han sido demoras y ‘nos», por lo que ha asegurado que ahora los emplazan a posicionarse públicamente en el pleno en la votación de la moción.

La diputada de CatECP ha afirmado que han hablado esta cuestión con el PSC-Units y Cs porque, según ella, son los grupos que se habían comprometido con el padre que destapó el caso Maristas de presuntos abusos en varios colegios, Manuel Barbero, a crear esta comisión, pero que han rechazado crearla porque optan «por otras vías para solucionar este tema».

Asimismo, ha acusado a JxCat y ERC de no ver con buenos ojos crear esta comisión porque «saben que entre otras cosas se investigará el papel» de la Conselleria de Educación.

Ha lamentado que no haya ninguna institución en todo el Estado que tenga una comisión de investigación sobre esta cuestión y ha defendido que Cataluña sea «pionera» para marcar una línea de cómo defender los derechos de la infancia.

También ha negado que el juicio sobre el caso Maristas sea suficiente para aclarar este tema porque muchos casos y denuncias quedan fuera de este juicio, y porque cree que hay que establecer si la institución de los Maristas «tenía información de lo que pasaba y no hizo nada».

«Una comisión de investigación debe servir para levantar la manta, para ver qué pasó exactamente, para dirimir responsabilidades no de la parte judicial del delito, sino de la parte de responsabilidad de las instituciones», ha sentenciado.

MOCIÓN

La moción, recogida por Europa Press, busca que el Parlament manifieste el compromiso de impulsar esta comisión y condene todas las violencias sexuales en la infancia, especialmente «aquellas producidas en el ámbito educativo religioso», y espera la condena de la Iglesia católica.

Además, plantea varias propuestas para abordar este tipo de casos como modificar la prescripción de delitos de abuso sexuales en la infancia para «dar el tiempo necesario a las personas que lo han sufrido» para denunciarlo y hacer de obligatorio cumplimiento los protocolos existentes.

En este sentido, propone sanciones en caso de incumplir los protocolos, como, por ejemplo, retirar el concierto educativo a los centros concertados en el caso de un «incumplimiento grave» de los protocolos contra la violencia sexual infantil.

DEJA UNA RESPUESTA