El sueño americano, como casi todos los sueños, comparte muchos elementos del mito. El sueño persiste, fomentado por la propaganda. Forma parte de cualquier discurso político: «Vótame y traeremos el sueño de vuelta». Todos lo repiten con palabras similares y hasta puede oírse en boca de aquellos que precisamente lo están destruyendo, lo sepan o no.

La desigualdad actual en Estados Unidos no tiene precedentes. En términos absolutos se trata de uno de los peores momentos de la historia de los Estados Unidos pero, si se analiza en profundidad, es evidente que proviene de la extrema riqueza de un minúsculo sector de la población, la pequeña fracción del uno por ciento.

Es importante comprender que, para que las clases altas puedan mantener este estatus, la democracia es un inconveniente y nunca ha sido del agrado de los sectores privilegiados y poderosos. La democracia confía el poder a la población general y se lo arrebata a los privilegiados, quienes logran de esta manera la riqueza y el poder.

Noam Chomsky: los diez principios de la concentración de la riqueza y el poder
Noam Chomsky: los diez principios de la concentración de la riqueza y el poder

Chomsky disecciona perfectamente los diez principios fundamentales de la concentración de esta riqueza y poder en Estados Unidos, que a efectos prácticos han secuestrado la democracia en favor de los intereses de una élite políticofinanciera, sumiendo a un gran porcentaje de la población en la miseria y desesperanza más absolutas.

Chomsky muestra cómo los principales excesos y rasgos espeluznantes de la realidad estadounidense forman parte de una estrategia integral por parte de la casta dominante para aferrarse al poder y a los privilegios que éste conlleva:

  • Principio 1: Reducir la democracia. Las constituciones las hacen los ricos y las adaptan para ellos quedarse en el poder, proteger a la minoría de ricos contra la mayoría de pobres. La democracia sólo la puede ejercer un pueblo organizado, por eso hay que reducir la democracia.
  • Principio 2: Moldear la ideología. Adaptar a los colegios, las universidades, y las iglesias para adoctrinar a los jóvenes, porque ellos deben estar sometidos.
  • Principio 3: Rediseñar la economía. Los amos de la humanidad y los dueños de la sociedad, se apoderan de los bancos. Especulan con el dinero y ponen a los trabajadores a competir entre sí en todo el mundo reduciendo salarios y prestaciones. Diseñan políticas para crear inseguridad, manteniendo inseguros a los trabajadores los mantienen bajo control.
  • Principio 4. Desplazar la carga. Disminuir los impuestos de las grandes corporaciones trasnacionales a casi nada, y aumentar los impuestos a la clase trabajadora.

“La concentración de la riqueza produce concentración del poder político.”- Noam Chomsky

  • Principio 5. Atacar la solidaridad. Privatizar el sistema educativo, el sistema de salud y el régimen de jubilaciones y pensiones.
  • Principio 6. Controlar la regulación. Acabar con las leyes que regulan el sistema financiero, para permitir el rescate de empresas en quiebra por parte del estado, cargándole la deuda al pueblo. Así los ricos jamás pierden y se vuelven más ricos, y los pobres más pobres.
  • Principio 7. Amañar las elecciones. Las elecciones las ganan quién tenga más dinero, así los ricos ponen al presidente, en cualquier país.
  • Principio 8. Mantener la chusma a raya. El movimiento obrero organizado, en específico los sindicatos, es la única forma para defender los derechos de los trabajadores, pero también los derechos de la sociedad en general. Por eso hay que acabar con los sindicatos, actualmente menos del 7% de los trabajadores en el mundo están sindicalizados. Hay que acabar con la conciencia de clase.
  • Principio 9: Fabricar decisiones. Controlar las creencias y actitudes de las personas, «crear consumidores mal informados que tomen decisiones irracionales». Construir más centros comerciales y menos bibliotecas. Crear la idea del cambio y la esperanza.
  • Principio 10. Marginar la población. No tomar en cuenta la opinión de la sociedad, para que se dividan, se odien, se individualicen y no hagan nada por el prójimo. La única forma de ganar derechos es exigiendolos La sociedad organizada y manifestandose puede lograrlo.