¿Estrés? ¿Nerviosismo? ¿Migrañas continuas y dolores musculares? Necesitas un buen masaje para desconectar de la rutina de la vida cotidiana.

Sí…pero, ¿Qué tipo de masaje necesitas?

Existen, de hecho, bastantes tipos de masaje, cada uno de ellos viene ejecutado con técnicas específicas dirigidas para obtener diferentes resultados, en diferentes partes del cuerpo. 

Ok, ¿Cómo decido a cual masajista ir? 

Bien, en España hay tantos masajistas profesionales que se forman por medio de un curso masajista cualificado en una de las varias escuelas de formación presentes en nuestro territorio.

No sabes por dónde empezar, ¿verdad?

Parte importante de la búsqueda recae, seguramente, en la comprensión del propio problema. 

El cuidado de un dolor muscular/articular o la disminución de la cantidad de estrés acumulado durante la semana exigen aplicaciones diferentes. 

 

¿Cuáles son entonces las mejores técnicas de masaje? 

Como ya hemos dicho, no existe una técnica mejor que otra, en general, ya que el fin de cada una de las maniobras es distinto. 

Vemos a continuación cuales son los masajes más famosos para el cuidado de la propia salud psico-física. 

 

Drenaje Linfático

El sistema linfático es uno de los varios sistemas de respuesta con el que cuenta nuestro organismo; este nos defiende de las diferentes infecciones que pueden atacar nuestro cuerpo. 

Está constituido por un conjunto de órganos definidos “linfáticos”, tales como la médula ósea, las amígdalas, el bazo y el timo, además de los ganglios linfáticos, unidos entre ellos por sutiles vasos linfáticos.

Cuando nuestro sistema linfático está activo y sano, utiliza las contracciones y los movimientos de los músculos para favorecer la eliminación de los desechos producidos por nuestro cuerpo.

La finalidad del masaje linfodrenante es crear puntos de vacío en áreas específicas del cuerpo, promoviendo así el drenaje de los fluidos linfáticos que contienen el material de deshecho y reducen la acumulación de líquidos. 

Los métodos más famosos son el método Vodder y el método Leduc, los cuales se diferencian por la manipulación ejercida en cada uno de ellos.

Kobido

La realización del masaje Kobido se concentra principalmente sobre la zona de la cara. 

El término Ko Bi Do se traduce como “Antigua vía de la belleza”, pero es más conocido con el nombre de “masaje de la eterna juventud”.

Esta técnica forma parte del tratamiento del Alma, se creó en el 1400 bajo petición de la emperatriz japonesa de la época. 

Su deseo de poder conservar para toda la eternidad la belleza de su cara dio lugar a la creación de esta técnica de masaje.

El Ko Bi Do tiene la finalidad de dar vitalidad, armonía y una sensación de paz a la persona que recibe el masaje, conservando la energía y la juventud del paciente 

La tradición japonesa sostiene de hecho que la belleza deriva del equilibrio entre el cuerpo y la mente. 

Los beneficios que el masaje Ko Bi Do ofrece son la mejora de la tonicidad y de la elasticidad de la piel, la prevención de la aparición de arrugas, además de la desaparición de aquellas ya presentes, y la relajación de la piel. 

Los movimientos de la base de esta técnica japonesa tienen un efecto lifting natural, efecto que surge de la estimulación del sistema nervioso, de la revitalización del sistema linfático y circulatorio y del refuerzo muscular. 

Masaje Sueco

Entre las diferentes tipologías de masaje, uno de los más comunes es seguramente el sueco.

El masaje sueco, nació en Europa, y se caracteriza por las diferentes técnicas manuales utilizadas durante las sesiones.

El uso de los diferentes tipos de manipulación, de intensidad (mayor o menor), según la parte del cuerpo que se trate, rinde esta técnica utilizable en múltiples situaciones.

Las manipulaciones más famosas son: 

        El ROCE

        La PRESIÓN

        El AMASAMIENTO

        La FRICCIÓN

        La PERCUSIÓN

Este particular tipo de masaje del norte de Europea viene utilizado con el objetivo de crear en el cliente un estado total de bienestar, contemporáneamente a nivel físico que psíquico. 

El efecto ambivalente del masaje sueco consiste ya sea en la relajación del sistema nervioso y muscular, liberando así las tensiones acumuladas sobre estos dos sistemas, que para combatir trastornos psico-físicos, como el ansia, la depresión y trastornos de sueño, con la finalidad de aliviarlos.

Masaje Profundo de los Tejidos

El masaje profundo de los tejidos se aplica en los tratamientos relacionados con las complicaciones del aparato musculoesquelético.

El desarrollo correcto de la técnica consiste en aplicar una presión sostenida, a través de movimientos sosegados, delicados pero profundos, para actuar principalmente sobre estratos más internos de los músculos y de los tejidos conectivos. 

El masaje profundo de los tejidos tiene la finalidad de modelar el tejido que ha sufrido una lesión, favoreciendo la desaparición de la cicatrización, reducir la tensión acumulada en las partes del cuerpo anteriormente  citadas y agilizar la curación de una lesión mejorando  el flujo sanguíneo en la zona involucrada en el masaje. 

Masaje deportivo

Es bien conocido que cualquiera que se enfrenta a un esfuerzo atlético, o cualquiera que haya apenas terminado de realizarlo, debe hacer una rutina apropiada de stretching para evitar lesiones, calambres o dolores musculares excesivos. 

¿Y si el stretching no bastara?

Es precisamente en estos casos que entra en juego la figura del masajista deportivo, es decir, del profesional dedicado a la ejecución del masaje deportivo. 

Los numerosos beneficios que derivan de este tipo de masaje, pueden resumirse en dos explicaciones principales: 

1)     El aumento del flujo sanguíneo que aumenta la temperatura del grupo muscular interesado, evitando así distensiones, lesiones de las fibras del músculo y desgarros imprevistos.

2)     Las terminaciones nerviosas presentes en el interior del aparato muscular vienen excitadas, estimulando consecuentemente el sistema nervioso parasimpático.

El masaje deportivo es útil, sino necesario, tanto al principio de una competición o de cualquier actividad física, como cuando esta termina.

Masaje Shiatsu

La última tipología de masaje que examinaremos en este artículo, es también una de las más famosas por su historia y sus increíbles efectos.

Nace también en Oriente, más precisamente en Japón, el masaje Shiatsu se concentra principalmente en la psique del paciente, propio como la gran parte de los masajes de origen asiático. 

Los tipos de manipulación más difundidos en este estilo de masaje son tracción y la presión.

La técnica de la presión viene realizada a menudo con los dedos, pero a veces viene integrado el uso de los pulsos, de los codos y de los nudillos, con la finalidad de ofrecer sensaciones diferentes.

El masaje shiatsu se basa en una filosofía de naturaleza shintoísta, la cual sostiene que dentro del organismo de cada ser humano se alojan “meridianos”, los cuales deslizan nuestra energía vital llamada “Ki”.

Según esta tesis, cuando el correcto deslizamiento de estos flujos viene alterado, o incluso, bloqueado, nuestro cuerpo comienza a sufrir desequilibrios, trastornos psíquicos y malestar físico. 

La finalidad del masaje Shiatsu es, de hecho, aquella de eliminar bloqueos ya existentes y de devolver a la normalidad  el flujo de nuestro “Ki”, consintiendo obtener un nuevo estado de bienestar continuo.

DEJA UNA RESPUESTA