Los españoles ven a Ciudadanos cada vez más derechizado, según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas, que aprecia un escoramiento a la derecha del partido de Albert Rivera, que se define como una formación de “centro liberal progresista”.

En una escala del 1 al 10, en la que el 1 representa la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha, Ciudadanos partió con un baremo de 6,43 en el CIS de abril de 2016, que prácticamente coincide con su debut político nacional, ya que fue en enero cuando irrumpió en el Congreso.

Y con el paso de los meses, se ha ido alejando del centro político (5,5) y ha ido avanzando hacia posiciones más derechistas, hasta llegar al puesto número 7 en el último barómetro, que corresponde a diciembre.

Es en el estudio de julio de 2018 cuando Ciudadanos deja atrás la escala del 6 y da el salto hasta el 7,06, momento que coincide con la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno tras ganar la moción de censura contra Mariano Rajoy.

Otros datos del instituto demoscópico reflejan que, si en octubre de 2016, el 35,7 por ciento de los españoles creía que Ciudadanos era una fuerza de centro -entre el cinco y el seis en esa escala-, ahora lo piensa el 31,9 por ciento (3,8 puntos menos).

Sin embargo, más llamativo es que hace tres años un 12,3 de los entrevistados consideraba que Cs era una fuerza de extrema derecha -entre el nueve y el diez- y en el CIS de diciembre lo describían así el 18 por ciento.

En ese momento se conocían los resultados de las elecciones andaluzas, en las que ya se podía intuir un pacto entre PP y Ciudadanos para desbancar al PSOE de la Junta, con el apoyo a la investidura del ultraderechista Vox.

No obstante, no es la mayor cifra alcanzada, ya que justo en el barómetro anterior, en el de noviembre, era un 21,5 por ciento de los españoles el que colocaba a Cs en la extrema derecha.

Al contrario de lo que ha sucedido con Ciudadanos, se aprecian muy pocas variaciones en cómo los españoles sitúan en el espectro ideológico a las otras tres principales fuerzas políticas, empezando por el PSOE, que se mantiene en el entorno del 4 durante estos tres últimos años.

En abril de 2016, cuando arranca el periodo que se analiza, los encuestados situaban a los socialistas en un 4,52 (centro izquierda) y en diciembre de 2018 estaban en un 4,2 de media, agudizando ligeramente su sesgo hacia la izquierda.

Apenas se alteró la apreciación que tenían los ciudadanos del PSOE justo después de la llegada de Sánchez a la Moncloa porque en el estudio de julio de 2018 le situaron en el 4,27 de la banda.

Se mantiene también muy parecida la percepción que tienen del PP, que se mueve todo el tiempo alrededor del 8 (derecha) en la escala ideológica: de un 8,24 en el estudio de abril de 2016 pasó a un 8,1 en el barómetro que se realizó en diciembre.

La elección de Pablo Casado, el 21 de julio, como nuevo presidente del Partido Popular, en sustitución de Rajoy, no tuvo casi incidencia en la impresión de los españoles sobre este partido, ya que en el sondeo de septiembre colocaron a los populares en un 8,2.

Con Podemos sucede algo similar porque casi no se aparta del 2 (extrema izquierda): recién llegado al Congreso partió en un 2,24 (abril de 2016) y acabó el año en el 2,3 y tampoco tuvo picos de bajadas o subidas destacables.

Deja un comentario