Por escrito. Que los eurodiputados y quienes se presenten a las elecciones europeas próximas firmen el compromiso de combatir el abuso y el acoso sexual en el Parlamento Europeo. Y, así, se refuerce el compromiso político de los integrantes de la Eurocámara en contra del heteropatriarcado y la lucha contra el machismo y sus consecuencias en un ámbito laboral muy marcado por las relaciones de poder.

Y quienes han querido arrancar la campaña del movimiento Me Too del Parlamento Europeo, el MeTooEP, han sido los presidentes de los grupos parlamentarios de los socialdemócratas, Udo Bulmann; los liderales, Guy Verhofstadt; los Verdes, Ska Keller; y la Izquierda Unitaria, Babi Zimmer.

Y este martes por la tarde, activistas de MeTooEP se han colocado en frente del hemiciclo en Estrasburgo para “invitar a los candidatos del MEP 2019-2024 a firmar el compromiso de MeTooEP sobre la lucha contra el acoso sexual y comprometernos a un cambio más amplio en la sociedad a través de la legislación y las políticas sobre igualdad”.

El movimiento Me Too del Parlamento Europeo, #MeTooEP, celebró recientemente unas jornadas centradas en la ausencia de progreso en la lucha del acoso sexual en la institución. Aquel día lanzaron la campaña del compromiso por escrito. “¿Quién está bloqueando muchas de las medidas que los eurodiputados han votado en múltiples ocasiones, sin ninguna rendición de cuentas ni transparencia?”, se preguntaban: “Por eso reclamamos a los candidatos a eurodiputados en las elecciones de mayo que firmen un compromiso de combatir específicamente el acoso sexual”.

Y es que en el pleno de enero del Parlamento Europeo no obtuvo mayoría suficiente una reforma del reglamento de la Cámara que pedía la formación obligatoria para los eurodiputados:

“Los diputados se abstendrán de cualquier tipo de acoso psicológico o sexual y respetarán el Código de conducta apropiada de los diputados al Parlamento Europeo en el ejercicio de sus funciones, que se adjunta al presente Reglamento interno como anexo1 bis. Los diputados no podrán ser elegidos para ejercer cargos en el Parlamento o en sus órganos, ni ser nombrados ponentes, ni formar parte de delegaciones oficiales o participar en negociaciones interinstitucionales, si no han firmado la declaración relativa a dicho código y no se han sido inscrito para la formación especializada en prevención del acoso y en gestión de personas, de conformidad con el procedimiento administrativo aplicable”.

La enmienda obligaba a los eurodiputados a hacer formación contra el acoso, y ha logrado 350 votos a favor y 266 en contra, fundamentalmente de los grupos de la derecha, y se ha quedado a 26 votos de la mayoría absoluta. Sin embargo, no se sabe el voto nominal, puesto que no se pidió para la votación de esa enmienda.

Deja un comentario