Los llamamientos al alto el fuego en Yemen son una buena señal, pero los niños del país necesitan el final de la guerra

El aumento de llamamientos para un alto el fuego en Yemen y la reanudación de las conversaciones políticas ofrecen a los niños yemeníes un atisbo de esperanza de que la paz regrese algún día a su país.

Los combates continúan, y son los niños los que sufren las consecuencias de una guerra librada por adultos; viven en comunidades asoladas por la violencia, el cólera y la desnutrición. El miedo y el dolor se han asentado en sus jóvenes corazones, y durarán toda la vida.

Los niños han sufrido terriblemente durante más de tres años de guerra. Al menos 6.000 han resultado muertos o seriamente heridos debido a la lucha, y más de 11 millones necesitan la ayuda humanitaria para sobrevivir.

Servicios básicos como agua, atención médica y saneamiento están prácticamente destruidos, y con la economía en caída libre, las familias no pueden permitirse alimentar a sus niños o llevarles a los centros sanitarios. En Yemenun niño muere cada diez minutos por causas prevenibles, como la desnutrición o enfermedades prevenibles con una vacuna.

Deseo sinceramente que, con la reunión del Consejo de Seguridad para discutir sobre Yemen y con la reanudación de las conversaciones políticas durante las próximas semanas, las partes en conflicto y quienes tienen influencia sobre ellos acatarán los llamamientos a una paz duradera y pondrán en el centro y por delante los intereses de los niños de Yemen.

Deja un comentario