Los miembros del ultranacionalista FPÖ en en el Gobierno austríaco han anunciado hoy su salida de la coalición que mantenían desde diciembre de 2017 con el Partido Popular en protesta por la destitución del responsable de Interior, Herbert Kickl, tan solo año y medio después de tomar posesión y a pocos días de las elecciones europeas.

El canciller rompió la colaboración el sábado horas después de que el líder ultra y exvicecanciller, Heinz-Christian Strache, se viera forzado a dimitir por la publicación de un vídeo de julio de 2017 en el que ofrece posibles contratos públicos a una supuesta magnate rusa y habla de vías de financiación ilegal del partido de su partido, el FPÖ.

Los ministros de ultraderecha (FPÖ) han anunciado que abandonan el Gobierno austriaco después de que el canciller, Sebastian Kurz, haya anunciado este lunes la destitución del ministro de Interior, Herbert Kickl, destacado miembro del partido de extrema derecha y al frente del departamento que tendrá que esclarecer el escándalo de corrupción que ha provocado la ruptura de la coalición con los conservadores y la convocatoria de elecciones anticipadas.

La idea de Kurz, según medios austriacos, es completar el Ejecutivo hasta las elecciones con expertos o altos cargos. Sobre el canciller pende ahora una posible moción de confianza en el Parlamento.

El partido Ahora-Lista Pilz, escisión de Los Verdes, ha anunciado su intención de presentarla, y los ultras barajan apoyarla. De lograr el apoyo de los socialdemócratas, que no se han pronunciado, la moción podría salir adelante y hacer caer el Gobierno de Kurz.

La oposición ha reclamado la salida de los ultras del Ejecutivo desde el momento en que saltó el escándalo. Kurz decidió el regreso de la ultraderecha al Gobierno como socio menor tras las elecciones legislativas de octubre de 2017 y les dio la Vicecancillería, ocupada por el dimitido Strache, y ministerios clave, como Defensa y Exteriores.

La decisión de meter a la extrema derecha ha acabado con estrépito y ha sumido al país en una grave crisis.

DEJA UNA RESPUESTA