La pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad conocida como COVID-19, ha superado las 400.000 víctimas mortales y la cifra de contagios rebasa los 6,9 millones en 188 países, según el último balance realizado por la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos.

EE.UU. es el país con más muertes, con 109.802, lo que supone un tercio de las registradas en todo el planeta y es el único país que ha sobrepasado el millón de infectados con más de 1,9 millones de personas contagiadas. A los expertos sanitarios les preocupa especialmente la expansión del coronavirus en el país debido a las manifestaciones de los últimos días contra el racismo, en las que no se guarda la distancia de seguridad y la gente se quita la mascarilla.

Reino Unido es el segundo país con mayor número de muertes, con 40.548; le sigue Brasil con 35.930, Italia con 33.846 y España en quinto lugar con 27.135.

En cuanto al número de contagios, según la Universidad Johns Hopkins, los países con más infectados son: EE.UU. con 1.920.061; seguido de Brasil con 672.846. En tercer lugar se sitúa Rusia con 467.073, mientras Reino Unido, India, España e Italia rebasan la barrera de los 230.000.

Superando los 150.000 contagios se encuentran Perú, Alemania, Irán, Turquía y Francia y con más de 100.000 contagios Chile y México.

Los datos reportados por Brasil llegan en medio de la polémica tras un cambio en la metodología sobre la contabilización de contagiados y fallecidos anunciado por Jair Bolsonaro y que ha supuesto un drástico descenso.

El cambio consiste en contabilizar los fallecidos y contagiados de las últimas 24 horas excluyendo por tanto los casos anteriores ya que, según el presidente de Brasil, los totales de la enfermedad «no son representativos» de la situación actual del país.

El foco de la pandemia ha viajado de Europa, donde cada país ha iniciado su proceso de desescalada de forma gradual y a diferente ritmo, a América que es ya el continente con más casos de COVID-19.