Tres años y medio después del inicio del conflicto en Yemen, el país vive una catástrofe humanitaria que repercutirá negativamente incluso en las generaciones futuras. El 75% de la población —22,2 millones de personas, de las que 11,3 millones son niños— necesitan ayuda.

Los niños y niñas son víctimas directas de la guerra (2.575 muertos) y también pagan las consecuencias indirectas de la misma, ya que no tienen acceso a los servicios más básicos porque los sistemas de agua y saneamiento están colapsados, y se han cerrado centros de salud y escuelas.

Ahora, en declaraciones de la Directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore:

“Los combates intensos en la ciudad portuaria yemení de Al Hudayda se están aproximando peligrosamente al hospital de Al Thawra poniendo en riesgo inminente de muerte a 59 niños, incluyendo 25 que están en cuidados intensivos.

El personal médico y los pacientes del hospital han confirmado haber oído explosiones de bombas y disparos. Los accesos de entrada y salida del hospital están amenazados.

Los niños en particular no pueden afrontar el riesgo de verse inmersos en medio de los combates. En Al Hudayda y las provincias colindantes residen el 40 por ciento de los 400.000 niños del país que sufren desnutrición aguda grave. Los más enfermos son ingresados en el hospital para tratamiento urgente.

Los combates en el puerto de Al Hudayda, lugar por el que entran el 80 por ciento de la ayuda humanitaria, combustible y resto de mercancías, se han intensificado. El precio en vidas humanas puede ser catastrófico si este puerto resulta dañado, destruido o bloqueado.

Los equipos de UNICEF sobre el terreno están dando asistencia que incluye suministros imprescindibles para la supervivencia, como medicamentos, agua potable y alimentos terapéuticos para tratar a los niños que sufren desnutrición aguda. La escalada de los enfrentamientos puede poner en peligro la provisión de estos suministros.

UNICEF llama a todas las partes a que cesen las hostilidades en las zonas cercanas al hospital, a que la población civil pueda acceder al hospital y a que cumplan con la obligación legal de no atacar infraestructuras civiles, incluyendo el puerto de Al Hudayda”.

Deja un comentario