Borrador automático

Vecinos y ecologistas califican de irresponsable la actuación del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo al promocionar la zona como un reclamo turístico y declararlo BIC en la categoría de «Paisaje Cultural» mientras se permite la instalación de aerogeneradores de grandes dimensiones y numerosas pistas que fragmentan artificialmente el territorio.

Obras de los nuevos parques eólicos de Endesa en Paradela (Lugo) / Grupo Parlamentario de En Marea

Esta semana el viceportavoz del Grupo Parlamentario de En Marea y portavoz nacional de Anova Antón Sánchez ha visitado las obras de los nuevos proyectos de la filial de Endesa Enel Green Energy España afirmando que los 27 aerogeneradores de los parques eólicos «Serra das Penas» y «Paradela» dejarán «un impacto enorme» en la gente que vive del turismo y la ganadería, que además a cambio «sólo percibirán migajas económicas».

La proximidad a los núcleos de población y la afección negativa al turismo y al paisaje han sido las principales preocupaciones mostradas por el diputado Antón Sánchez en su visita a Paradela / Grupo Parlamentraio de En Marea

Para Sánchez, que pudo comprobar in situ la escasa distancia de muchos de los aerogeneradores a los núcleos rurales de Paradela, «este tipo de proyectos sólo favorecen el negocio privado de las eléctricas y de un modelo de desarrollo sin respeto por la gente, por el patrimonio y por el paisaje» criticando que la Xunta de Galicia ponga en manos de las grandes empresas el negocio eólico «pasando por encima del interés general».

El diputado Antón Sánchez durante su visita a las obras / Grupo Parlamentario de En Marea

EN RIESGO LA DECLARACIÓN DE PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Ante esta situación, cada vez son más las voces que alertan que la inclusión de la Ribeira Sacra dentro de la lista de patrimonio mundial podría estar en peligro por la instalación de estos nuevos parques eólicos, en una zona en la que la demanda turística desestacionalizada ha crecido un 50% gracias al privilegiado paisaje y a una serie de conjuntos arquitectónicos singulares.

El pasado año desde el Grupo Parlamentario de En Marea ya se instó al Gobierno de la Xunta a aprobar con urgencia las Directrices da Paisaxe para evitar la tramitación por la vía de urgencia de este tipo de proyectos, pero a pesar que la creación de estas directrices ya se contemplaba en la ley gallega del paisaje del 2008, a día de hoy siguen sin desarrollarse.

Fue el propio Antón Sánchez quien advirtió entonces que mientras las Directrices del Paisaje continúan paralizadas, sigue adelante la tramitación de poryectos empresariales que, sin el debido control, pueden tener un impacto «altamente negativo en el entorno» ayudados por la Ley 5/2017, de «Depredación», una norma hecha «con un trámite totalmente pirata para impedir un debate sosegado de la sociedad y de todas las fuerzas políticas», que deja los recursos naturales y paisajísticos y el territorio gallego «a expensas de las necesidades de las grandes empresas a fondos buitre sin exigir garantías».

Deja un comentario