Los olvidados

1

Cynthia Duque Ordoñez, en representación de la Plataforma “No a la Guerra”.

Un año más, el día 20 de junio, la Plataforma No a la Guerra de Ciudad Real rinde homenaje a las víctimas de la capitalista política global del imperialismo, que somete a las naciones y Estados independientes a un yugo opresor, a través de la guerra como último reducto de control una vez fracasan las políticas de presión económicas y las amenazas.

Ha pasado un año, en el que seguimos estando lejos de encontrar soluciones como ciudadanos, como sociedades avanzadas y como Estados europeos para asegurar un futuro a aquellos que tras meses de travesía y sufrimiento llegan a nuestras costas. La labor que se nos encomienda como sociedad a nivel de soporte humanitario es ínfima en relación a la que soportan los países vecinos del conflicto sirio, como por ejemplo el Líbano y aun así somos reticentes e incluso llevamos a cabo tratados vergonzosos que violen los principios sobre los que se construyó Europa.

Hace algo más de un año, la UE firmaba con Turquía un pacto bilateral, por el  cual  serian deportados todos los inmigrantes afganos, iraquíes o sirios que llegaran a suelo europeo tras la firma del tratado. Turquía ha sido acusado junto a otros muchos países, algunos vecinos nuestros, de financiar a los mercenarios que siembran de terror y sangre las tierras del Creciente Fértil. Tal tratado bilateral es contrario al Acuerdo Schengen, según el cual, no se podría expulsar a ningún ser humano de suelo europeo una vez se encuentre en éste.

Sin embargo, como sabemos a la luz de nuestra experiencia personal, por lo ocurrido en Ceuta y Melilla, no somos ajenos al incumplimiento sistemático de dicho principio por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, con el beneplácito del gobierno central.

Hoy, 20 de junio, hipócritamente recordamos a los que cayeron y a los que huyen dejando atrás su vida, en busca de un futuro que en sus países de origen se les niega. Es un recuerdo hipócrita, ya que mientras se nos acongoja el alma viendo las noticias, nos quedamos solamente con eso, simples noticias, sin preguntarnos por qué existen refugiados o por qué son noticia dependiendo de su lugar de procedencia.

Podremos celebrar este día en el futuro, en el momento en el que nadie sea obligado a abandonar su hogar empujado por guerras cuyo origen se sitúa en despachos alejados del epicentro del siniestro. El día en el que disminuya el número de refugiados y apátridas hasta desaparecer, será el día en el que lo celebremos como aquel, en el que la humanidad se impuso a la barbarie de un sistema ruin y corrupto, de una forma de sistema económico que necesita de su herramienta de opresión: el imperialismo.

Desde nuestra plataforma pedimos algo tan sencillo como dejar de financiar grupos mercenarios con fines estratégicos, dejar de intervenir y agredir naciones libres, tan sencillo como eso, como vivir y dejar vivir. Así sería el principio de una era en la que no se nos encogería falsamente el corazón ante una nueva barcaza hundida porque nadie tendría que pasar por el infortunio de abandonarlo todo hacia lo desconocido que en muchos casos es sinónimo de muerte.

 

1 Comentario

Deja un comentario