Los periodistas birmanos Wa Lone y Kyaw Soe Oo, detenidos hace un año mientras investigaban una masacre de rohinyás, presentarán hoy un recurso de apelación ante la pena de siete años de prisión que les impuso un tribunal en Birmania (Myanmar).

Ambos reporteros de la agencia Reuters están acusados de vulnerar la Ley de Secretos Oficiales, una norma de la era colonial, al recibir documentos secretos de unos policías en lo que ellos aseguran que fue una encerrona.

«Estamos deseando demostrar al Tribunal Superior de Myanmar por qué debería revertir las condenas de Wa Lone y Kyaw Soe Oo debido a los errores cometidos en el proceso del tribunal que los condenó a siete años de cárcel», dijo hoy Stephen Adler, director general de Reuters.

«Estos dos periodistas no hicieron de ninguna manera daño a Myanmar. Al contrario, hicieron un servicio increíble: cumpliendo con las libertades prometidas bajo la Constitución de Myanmar, informaron la verdad», añadió Adler en un comunicado.

Wa Lone y Kyaw Soe Oo, de 32 y 28 años, respectivamente, fueron detenidos la noche del 12 de diciembre de 2017 en posesión de documentos confidenciales que, según estos, les acababan de entregar dos policías con los que se habían reunido.

Los reporteros investigaban entonces una masacre de 10 rohinyás en una aldea en el estado Rakáin (oeste) en el marco de una operación del Ejército en agosto de 2017 en respuesta a una serie de ataques de un grupo insurgente rohinyá a puestos policiales.

La investigación provocó que siete soldados fueran condenados en abril de este año a diez años de prisión por la matanza, el único abuso reconocido por las autoridades birmanas.

El Gobierno y el Ejército rechazan las conclusiones de una comisión especial de la ONU, que en septiembre calificó de genocidio la campaña militar que causó el éxodo de más de 723.000 rohinyás a Bangladesh.

Los rohinyás son una comunidad de mayoría musulmana a las que las autoridades niegan la ciudadanía y viven en una especie de apartheid en Rakáin.

El pasado 11 de diciembre, los reporteros de Reuters fueron designados por la revista Time como Personas del Año junto con el periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi, la reportera filipina Maria Ressa y el periódico estadounidense Capital Gazette, donde cinco trabajadores murieron en un tiroteo el pasado junio.