Desde hace unos años, se han venido endureciendo las políticas crediticias de la banca tradicional, una situación que comenzó en la época de la recesión económica durante la primera década del presente siglo, y que no volvió a tener la flexibilidad de otros tiempos, lo cual se recrudeció con la pandemia de la Covid-19.

Estas políticas implican solicitudes de gran cantidad de requisitos y condiciones, que hacen difícil a miles de personas poder adquirir la liquidez que requieren en determinados momentos.

Este escenario, sumado al avance creciente y contundente de internet, y la tecnología en general, hizo resurgir nuevas opciones para tramitar financiaciones, de manera más fácil y rápida. Una de estas es la banca online, a través de las Fintech.

Productos y servicios con muchas ventajas

Son diversos los tipos de financiación a los que se puede acceder a través de las entidades de financiación virtual. Uno de los más populares son los créditos al instante online, los cuales se obtienen de manera muy rápida y fácil, sobre todo si se acude a empresas de reconocida trayectoria, que sean confiables y trabajen con seriedad.

Las principales ventajas de los créditos al instante, también conocidos como préstamos rápidos, es la inmediatez con la que se obtiene respuesta, y en consecuencia, el depósito del dinero. 

Como muchos saben, en la banca tradicional esto tardaría días e, incluso, semanas. Primero hay que rellenar la solicitud, entregar la cantidad de documentos que soliciten, y luego, esperar una respuesta que, probablemente sea: no aprobado. Esto implicaría para algunos iniciar el proceso en otro banco, para ver si se tiene más suerte, lo cual es poco aconsejable cuando el dinero se necesita rápidamente.

En las entidades financieras online sucede todo lo contrario, ya sea que se deba escoger entre opciones de préstamos rápidos o minicreditos rapidos, los requisitos son mucho menos exigentes, por lo tanto, el proceso es mucho más ágil. En el caso de los minicréditos, por lo general, son sumas pequeñas, mayormente entre 300 y 1.000 euros. 

Para estas financiaciones no se suele solicitar aval, y mucho menos, colocar un bien como garantía o tener un fiador. Se pueden solicitar vía online desde la comodidad del hogar, y en menos de 24 horas se puede obtener respuesta que, por lo general, siempre es positiva.

El proceso para solicitarlos es muy fácil. Solo hay que rellenar un sencillo formulario, se utiliza el cotizador que está en el portal de la agencia de preferencia, con el que se calcula el pago  mensual, dependiendo del importe del crédito y el plazo de devolución. Tras rellenar el formulario, la respuesta generalmente se obtiene en unos minutos. 

Para obtenerlo solo se necesita tener un ingreso fijo, no necesariamente nómina, ser mayor de edad y residente español, además de tener una cuenta bancaria y un número telefónico.

Sacan de apuros económicos

Son muchos los casos en los que los créditos llegan a convertirse en tabla de salvación cuando no se cuenta con el dinero para esos gastos inesperados que siempre se presentan. Son solicitados con frecuencia para cubrir gastos médicos de emergencia, cuando ocurren averías en la casa, o por ejemplo, que el coche presenta fallos repentinos. 

También, los préstamos rápidos se utilizan en casos en los que se observa una oferta tentadora que no se puede desaprovechar, un viaje repentino de cualquier índole, ya sea de trabajo, estudios, en pareja o familiar; así como una oportunidad para invertir en algún negocio que se tenga. También, muchos jóvenes los utilizan para entrar en la universidad y así pagar la matrícula.

Cuando se trata de gastos menores y urgentes, lo ideal es solicitar un minicrédito, ya que al ser un importe pequeño, es mucho más manejable al momento de pagar y cumplir con los plazos. 

DEJA UNA RESPUESTA