Felipe VI continúa su operación de lavado de imagen para tratar de esconder bajo la alfombra los escándalos que sacuden a la Casa Real a base de fotos campechanas. Tras Gran Canaria y Palma, los Reyes de España han llegado a las 3000 viviendas de Sevilla a las once en punto de la mañana para conocer todas las medidas especiales que se han tomado en el barrio más pobre de España durante el estado de alarma.

La ministra, María Jesús Montero, ha acompañado a los reyes en todo momento. Han estado presentes el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno; la delegada del gobierno, Sandra García, la presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet y la consejera de igualdad, Rocío Ruiz.

El protocolo de la casa Real indicó que todos los representantes oficiales acudieran sin corbata. De hecho, Don Felipe ha acudido con camisa guayabera, dado el fuerte calor. Un dispositivo de seguridad nunca visto en el Polígono Sur marca la visita en todo momento.

A primera hora han visitado el Centro Cívico «El Esqueleto» y el Centro Social de la Fundación Don Bosco en la barriada sevillana del Polígono Sur. El rey, sin corbata, por las altas temperaturas, y con camisa guayabera, además de un dispositivo de seguridad nunca visto en aquella zona.

Allí les han explicado que 700 menores reciben diariamente menús especiales y que 5.000 familias han recibido alimentos por diferentes vías. Una plataforma de la zona ya exigió que durante su visita, se les enseñara a los Borbones zonas conocidas como «las Vegas o Martínez Montañés, y les enseñen las aguas fecales de la parte céntrica de esa barriada«.

Esta plataforma quería que se les enseñase a los monarcas toda la realidad, y no sólo la cuestión social, con las altas tasas de paro, exclusión social, delincuencia y falta de convivencia. Sin embargo, no ha sido posible: no interesa conocer la realidad del barrio de menor renta neta media al año por habitante de toda España, solo tener fotografías en lugares limpios y que representen la pobreza extrema de la zona.

Unos vecinos, viendo cual era la razón final de la visita, han hecho un reivindicativo cartel que han mostrado a los Reyes: La renta media anual de la infanta Leonor frente la renta media anual de un vecino en las 3000 viviendas. 102 564 euros frente a 5112 euros.

Otro grupo de vecinos ha cambiado los carteles por los gritos, señalando a los monarcas que “nosotros también somos Sevilla”. Después gritaron en varios momentos: “¡Más trabajo y menos Caridad!”.