Necesitamos salvaguardar los avances sociales y evitar que se desmoronen bajo el peso de la intolerancia y el autoritarismo

En un preocupante giro hacia el oscurantismo, el Partido Popular (PP) parece haber decidido que los derechos y las libertades que tanto han costado conseguir a la sociedad española, ahora son moneda de cambio en su búsqueda desenfrenada de poder. A raíz de las recientes coaliciones formadas con Vox, la extrema derecha ha dejado en claro su intención de desmantelar los logros sociales, y sorprendentemente, el PP ha asumido con entusiasmo este rol de compinche.

El futuro de España no puede estar en manos de quienes están dispuestos a sacrificar derechos y libertades por una cuota de poder

Desde adoptar el engañoso término “violencia intrafamiliar”, que diluye la especificidad y gravedad de la violencia de género, hasta imponer el llamado “pin parental”, que socava la educación integral y plural, las acciones del PP en conjunto con Vox señalan un retroceso alarmante en la protección de derechos fundamentales.

Los recortes y medidas regresivas se extienden también a la autonomía reproductiva de las mujeres y la protección del medio ambiente. Esto no es solo un ataque a los valores progresistas, es una traición a los principios democráticos y de justicia social que deben regir cualquier sociedad.

Esta es una lista resumiendo los acuerdos y concesiones a la extrema derecha por parte del Partido Popular:

Uso del término “violencia intrafamiliar”: En lugar de reconocer específicamente la violencia de género, el PP ha adoptado el término “violencia intrafamiliar”, que ha sido promovido por Vox. Esto ha ocurrido en varias regiones, incluida la Comunitat Valenciana.

Teléfono de atención a las víctimas de la violencia intrafamiliar: En Andalucía, a petición de Vox, se estableció un teléfono de atención a las víctimas de la violencia intrafamiliar.

Ley de violencia intrafamiliar en Castilla y León: El PP aceptó una ley de violencia intrafamiliar como parte del acuerdo con Vox en Castilla y León.

Cambios en la ley de aborto: Vox ha presionado para modificar la legislación sobre el aborto, y según el texto, algunos miembros del PP han comenzado a cuestionar la ley actual.

Implementación del “pin parental” en escuelas: En Andalucía, el PP adoptó el “pin parental”, una medida propuesta por Vox que permite a los padres vetar ciertas materias en la educación de sus hijos.

Control de la consejería de Agricultura por Vox: En la Comunitat Valenciana, el PP ha acordado entregar la consejería de Agricultura a Vox como parte del acuerdo de coalición.

Gestión del agua: Vox ha impulsado leyes relacionadas con la gestión del agua en Andalucía, como una ley para extraer agua del Parque de Doñana.

Entregar la consejería de Cultura a Vox: En la Comunitat Valenciana y en Burgos, el PP ha acordado ceder el control de la consejería de Cultura a Vox.

Mantenimiento de símbolos franquistas: En Elche, un acuerdo entre el PP y Vox incluyó mantener una cruz en homenaje a “Los Caídos” durante la Guerra Civil Española.

El futuro de España no puede estar en manos de quienes están dispuestos a sacrificar derechos y libertades por una cuota de poder. Es imperativo que la sociedad española, en su conjunto, se levante en defensa de los valores democráticos y los derechos fundamentales que están siendo amenazados.

Las ciudadanas y ciudadanos, las organizaciones de la sociedad civil y los partidos políticos comprometidos con la justicia y la equidad deben unirse en un frente común para salvaguardar los avances sociales y evitar que se desmoronen bajo el peso de la intolerancia y el autoritarismo. Solo mediante la acción conjunta, la denuncia constante y el compromiso con una sociedad libre y justa, podremos contrarrestar la erosión de los derechos y libertades que tanto esfuerzo ha costado construir.

 

1 Comentario

  1. Hay personas que ves lo que hacen, piensas que buenas son, cuando las conoces son mucho mejor,lo que hacen y dicen es para la humanidad, no están echas de la.misma pasta.Ahora se ha puesto en marcha la maquinaria de los cantamañanas, esto es harina de otro costal si es que se puede decir harina,con tal de dar un paso o dos atrás.. Al final para quien se hacen las campañas electorales, para los consentidos, los resignados y resentidos, personas que no tienen ideología que ni siente ni padece y que cambia de chaqueta por motivos interesados.Tiene que ver mucho con los medios de comunicación amarilla y se lo creen todo.Pues cuando no hay pan buenas son tortas.

DEJA UNA RESPUESTA