Los señores de la muerte

Luis Víctor Moreno Barbieri
Vicepresidente de Pacma

Afilan los cuchillos, engrasan las escopetas, cargan de plomo y muerte las cananas. Comienza la principal temporada de sangre violencia y muerte en los campos españoles.

Y como jinetes del apocalipsis, los cazadores saldrán al campo que dicen amar, a sembrar el terror entre los animales y entre las personas que tratamos de convivir en el medio natural sin causar muerte y sufrimiento. Porque si bien las víctimas se cuentan entre 20 millones de animales, también, cada año, una decena de personas pagan con su vida el “error” de algún escopetero.

En un país que es un enorme matadero, donde salir al campo supone andar buscando pequeños senderos entre carteles de “Coto de caza”, alambre de espino y vallados, no me puedo imaginar cómo sufren los animales acosados, aterrados entre los disparos, las rehalas y los gritos de los avistadores de los matarifes.

Y todo esto sin que ningún político, cobardes y bien comidos, ose frenar estas matanzas. Bien aleccionados os han educado los señoritos, bien os han untado como invitados a cacerías, con sus sesiones de whisky y señoritas de compañía tras la dura jornada cinegética. Bien pagados… Buenos y sumisos.

Pero fíjense señores de la muerte y rastrojos políticos, que algunos hemos decidido alzar la voz, enfrentarnos cara a cara al lobby de la caza, llamarles por su nombre y no amedrentarnos antes sus amenazas. Porque en PACMA fuimos los primeros en incluir al ‘campechano emérito cazador vicioso’ en un vídeo electoral, al lado de una de sus múltiples víctimas, aunque nos costó la censura de las televisiones y la amonestación de la Junta Electoral. Porque hemos sido los primeros en parar en los juzgados la matanza programada de 2.700 cabras de la Sierra de Guadarrama. Porque mostramos a la sociedad el rastro de sangre que dejáis a vuestro paso por los bosques y campos de España. Porque somos la Voz de los Sin Voz.

¿Y sabéis qué? Cada día se suman más personas a nuestras filas, cada día crece más la indignación ante la forma en que manteneis a los perros que usais para vuestra inmunda afición, cada vez os cuesta más limpiar vuestra imagen (es imposible limpiar tanta sangre) hasta hace unos años impoluta y brillante.

Así que, afilad y engrasad vuestras herramientas de matar, que nosotros compondremos y crearemos herramientas legales y sociales para defender la vida, la no violencia y la convivencia pacífica entre las personas y los animales que pueblan nuestro bosques. Y sabed que, cada amanecer de este otoño, mientras las hojas de los árboles sirven de mortaja a los cuerpos de los animales cuyas vidas segáis, nosotros ya estaremos trabajando para conseguir el fin de la caza, la prohibición legal de la caza en España, que vendrá de la mano de una nueva generación de políticos animalistas, sensibles con las necesidades de animales, personas y medio ambiente.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario