Las fuerzas soberanistas e independentistas han advertido este martes en una concentración realizada en Barcelona que en el juicio del procés se corre el riesgo de que “unas instituciones judiciales politizadas quieran llevar a cabo un castigo ejemplar decidido de antemano”.

En un manifiesto unitario de los partidos y entidades soberanistas, leído en la concentración realizada en la plaza Catalunya de Barcelona ante miles de personas, se expresa una “inquietud profunda” por el juicio iniciado en el Tribunal Supremo contra los presos independentistas.

Consideran, en este sentido, que, “a la vista de las irregularidades que ya se han dado en el proceso judicial, sólo podemos decir que el tribunal no es independiente ni es imparcial”.

También opinan que “ni las acusaciones, que llegan hasta la de rebelión violenta, tienen nada que ver con los hechos que se pretenden juzgar”, ni el tribunal que les juzga “parte de la mínima legitimidad necesaria, ni del grado de independencia judicial mínimo exigible”.

Consideran que, cuando se juzga a responsables políticos y gubernamentales por haber organizado un referéndum “no juzgan sólo” a dichas personas sino que les juzgan “a todos”.

Advierten, asimismo, que con el juicio se pretende dar “un castigo ejemplar para que nunca más nadie se atreva de nuevo a ensayar vías políticas y democráticas que pongan a debate cuestiones que determinadas elites políticas, económicas o judiciales, puedan considerar fuera de la ley”.

Sin embargo, puntualizan las entidades soberanistas, “la democracia no puede estar nunca fuera de la ley, ni tampoco la posibilidad de debatir y de decidir”, ni siquiera “las movilizaciones ciudadanas y la libertad de expresión”.

En este punto subrayan que “independentistas y no independentistas” que suscriben el manifiesto están convencidos de que “decidir no es un delito”, y que “ni un referéndum ni la autodeterminación, no se pueden juzgar y aún menos condenar”.

Los partidos y entidades soberanistas han hecho un llamamiento a la sociedad catalana a secundar las movilizaciones contra el juicio previstas para los próximos días y semanas, así como la huelga general convocada para el día 21.

El manifiesto ha sido leído por diversas personas, desde el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, y la consellera de la Presidencia, Elsa Artadi, hasta la exconsellera y dirigente del PDeCat Neus Munté, la diputada de la CUP Maria Sirvent, el teniente de alcalde y dirigente de Barcelona en Comú Gerardo Pisarello, la presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie, y el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri.

Mauri ha indicado previamente, en unas declaraciones a los medios de comunicación, que “el juicio nunca se tendría que haber celebrado” y ha reprochado que “en nombre de la unidad de España el Estado se dedica a vulnerar los derechos fundamentales”.

Paluzie, por su parte, ha lamentado que se intente “convertir en delito la libertad de expresión y el derecho de autodeterminación” y, a la vez, se quiera criminalizar “un movimiento pacifico y democrático”.

Según la presidenta de la ANC, “hay una perversión adicional en este juicio, que es acusar de rebelión y sedición, algo que implica violencia, y resulta que se acusa de estos delitos a los que fueron víctimas de la violencia el 1-O (2017) por parte del Estado acusador”.

Deja un comentario