Copiosas lluvias en la zona noroeste de Siria han provocado serias inundaciones que han afectado a más de 80.000 personas, de acuerdo con datos recopilados por las Naciones Unidas a mediados de enero. Las inundaciones ocurrieron en las provincias de Idleb y Aleppo en donde una alta proporción de personas desplazadas viven en campamentos y sitios de desplazamiento.

Un sirio desplazado parado enfrente de su tienda en la zona sur de Idleb, en donde la OIM ofreció respuesta frente a serios daños causados por las copiosas lluvias, por medio de la provisión de tiendas de repuesto y aislamiento de los terrenos para prevenir futuros daños. Foto: OIM.

Las personas en esta parte de Siria ya se encuentran luchando para sobrevivir en un medioambiente que de por si es volátil. Las inundaciones han arrastrado miles de tiendas y han hecho que las casas de concreto colapsaran. Además, un cuarto del stock de alimentos en los lugares que han sido evaluados fue arruinado por la inundación, causando que muchos de los negocios locales y panaderías cerraran y se vieran obligadas a aumentar el precio de la comida que ya de por si es bastante limitada.

Las inundaciones también han dañado mucho los caminos que ya estaban afectados por años de conflicto. A raíz de ello, las pobres condiciones de infraestructura han empeorado. Otra consecuencia ha sido que menos de la mitad de todos los niños y niñas en edad escolar en las zonas afectadas por las inundaciones han podido retomar sus clases. Muchas escuelas que han seguido abiertas carecen de suficientes estufas o combustible para mantener las aulas calefaccionadas.

Luego de evaluar 112.777 albergues en Aleppo e Idleb –compuestos por tiendas y también casas – las organizaciones socias de la OIM descubrieron que casi 7.000 (es decir un 6% del total) eran inhabitables.

El mes pasado, las organizaciones socias de la OIM han respondido a esta destrucción mediante la provisión de 21.161 artículos de apoyo en emergencia y servicios, en 18 sitios para personas desplazadas internamente. Los socios han provisto tiendas de repuesto y aislamiento para las dañadas. Los grupos han provisto artículos para la higiene personal y provisiones para las comunidades afectadas.

La OIM ha también brindado aislamiento de tiendas, tiendas de repuesto y aislamiento de los terrenos para más de 3.500 hogares que se han visto afectados por las inundaciones. Otras 750 tiendas ya han sido pre posicionadas en Siria para poder brindar una respuesta rápida, en tanto que se está preparando aislamiento de los terrenos para otras 4.200 tiendas que están ubicadas en lugares considerados como prioritarios. Hay otras 2.000 tiendas familiares disponibles en stock de emergencia, listas para su despliegue cuando sea necesario.

Las evaluaciones han puesto de manifiesto la necesidad crítica de apoyo para la temporada invernal, algo que los socios de la OIM han estado proveyendo. Este invierno la OIM planea prestar servicios a un total de más de 320.000 beneficiarios en toda la zona noroeste de Siria. Estos esfuerzos incluyen el aislamiento de tiendas y su reemplazo, y la distribución de ropas para el invierno, frazadas, y otros artículos que son necesarios para aliviar los efectos de las duras condiciones invernales.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario