Los talibanes anunciaron hoy el comienzo de su tradicional ofensiva de primavera, un incremento de las operaciones militares enfocado en el control de las zonas urbanas que esta vez se desarrollará al tiempo que los insurgentes avanzan en las conversaciones de paz con Estados Unidos.

«El Emirato Islámico (cómo se hacen llamar los talibanes) declara el comienzo de las operaciones de Al Fath (victoria)», anunciaron los talibanes en un comunicado refiriéndose a la acostumbrada renovación de sus ataques militares en esta época del año a medida de que mejoran las condiciones climáticas tras tres meses de bajas temperaturas.

Los insurgentes declararon estas operaciones como necesarias «debido a que defender la religión, la patria, la vida, la propiedad y el honor de una persona es obligatorio y que la independencia de un país islámico de las garras de la ocupación extranjera es una obligación», argumentaron en el escrito.

EE.UU. «no solo mantienen el control político de nuestra patria, sino que también bombardean diariamente a nuestros compatriotas (…) utilizan la Administración de Kabul para seguir matando a los afganos, extendiendo la ocupación», afirmaron los talibanes que este año lanzaron su operación casi 15 días antes de la fecha acostumbrada.

Centrados el la toma del control de las áreas urbanas, los talibanes pidieron a sus combatientes prevenir las bajas civiles propiedades de los afganos.

«Tenemos la esperanza de que grandes áreas, incluidos los municipios (zonas urbanas) y otros centros, se limpiarán de la presencia del enemigo», indicaron en el comunicado.

Asimismo señalaron que, paralelo a la ofensiva militar, intentarán persuadir a policías y militares afganos para que se unan a las filas de los talibanes sin luchar.

En las primeras horas de su ofensiva de primavera, los talibanes aseguraron que bombardearon la base aérea de Bagram, la base militar más grande de Estados Unidos en el país, ocasionando heridos y pérdidas a los estadounidenses.

El anuncio de la ofensiva de primavera se hizo justo días antes de la cita prevista entre los talibanes y políticos y representantes del gobierno afganos, entre el 19 y 21 de abril en Doha.

De celebrarse, esta sería la primera reunión entre representantes del Gobierno afgano y los talibanes desde que EE.UU. y los talibanes comenzaron las conversaciones de paz en 2018.