Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) ven insuficiente la convocatoria de empleo público para la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) a la hora de paliar las bajas por jubilación de los próximos años.

Así lo han explicado los técnicos este martes en un comunicado, en el que lamentan la insuficiencia de empleo ofertado pese a que la oferta aprobada por el Consejo de Ministros sea en total un 8,5% superior a la del año pasado.

En concreto, los Técnicos de Hacienda alertan del avance de las jubilaciones del ‘baby boom’, que entre 2021 y 2023, año electoral, se jubilarán 2.017 personas, situación que se agudizará en las dos siguientes legislaturas en las que se jubilarán otros 5.797 y 5.726 empleados, respectivamente.

Es decir, en 2031 se habrá jubilado el 54,2% de la plantilla actual de la Administración Tributaria.

Para los técnicos esta situación puede ser «dramática» para la lucha contra el fraude si las personas con mayor experiencia no pueden transmitir a las personas de nuevo ingreso sus conocimientos de las prácticas habituales de defraudación en los distintos sectores económicos y habilidades para descubrirlas.

Por otra parte, Gestha ha señalado que España ocupa el penúltimo puesto en el ranking del número de empleados en las Administraciones tributarias europeas, respecto a la población total y a la población activa, según el último informe de Administraciones Tributarias de 2019 de la OCDE.

El informe indica que a cada empleado tributaria en España le corresponde una carga potencial de entre 632 y 706 ciudadanos más que la media ponderada en la UE-27 y en la Zona Euro-19, respectivamente.

Además, el documento, con datos de 2019, destaca a la Administración Tributaria española por ser una de las más envejecidas del mundo, señalando que sólo el 20% de sus empleados tiene menos de 45 años. En este sentido, España se encuentra en la penúltima posición en el ranking de mayor edad de los 23 países de la Unión Europea de los que se dispone información.

Gestha ha criticado a la AEAT «por la falta de atención a tantas señales de alertas, y que no sea más ambiciosa para recuperar a corto plazo el nivel máximo histórico de 27.918 empleados alcanzados en 2010, contentándose con una pérdida de 2.518 personas».
Según los cálculos de los técnicos de Hacienda, España tendría que contar con entre 15.000 y 17.500 efectivos adicionales para reducir a la mitad el tamaño de la economía sumergida en el país, lo cual exige de unas convocatorias de Oferta Pública de Empleo anuales de forma gradual durante ocho o diez años.

Gestha también ha apuntado a la Administración por su posición en contra de la disposición adicional sexta de la Ley de medidas contra el fraude fiscal, por la que el Gobierno en seis meses deberá planificar las Ofertas de Empleo Público para equipar en ocho años la ratio de personal en relación con el número de obligados tributarios a la media europea en la AEAT, Intervención General del Estado, Tribunales Económico Administrativos y en la Dirección General del Catastro.

En opinión de Gestha, la «cerrazón» de la Dirección de la AEAT es contradictoria con su propia Estrategia 2020-2023, en la que reconoce que «si la plantilla de la Agencia Tributaria se incrementase en un 19% o 21% respecto de la existente en 2017, fecha a la que se refieren los datos de la OCDE, el número de empleados debería pasar a entre 29.931 y 30.434 empleados».

A su juicio, el despropósito de esa cerrazón de la Administración llevó al grupo parlamentario socialista en el Congreso a oponerse a esta medida, y al del Senado a abstenerse, pese a lo cual se aprobó gracias al voto favorable del resto de los grupos políticos del Senado.

DEJA UNA RESPUESTA