Este miércoles, tras un mes de investigación, el programa de Telecinco «Sálvame» ha desvelado el nombre de los tres toreros involucrados supuestamente en un delito de maltrato animal por su participación en peleas ilegales de gallos.

En las imágenes mostradas en el programa se puede ver a Juan José Padilla Bernal, conocido como el «Ciclón de Jerez»; José Antonio Morante Camacho, conocido artísticamente como Morante de la Puebla; y Alberto López Simón en una pelea clandestina de gallos en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

Según una fuente anónima, el acto se habría celebrado en junio, época en la que España se encontraba en estado de alarma debido al coronavirus. En las imágenes se puede ver que los tres toreros, que están viendo la pelea de gallos desde las gradas, no mantienen la distancia de seguridad ni llevan mascarilla. Además en otra de las imágenes aparece Padilla con uno de los animales en las manos dentro del ‘ring’ de pelea.

Este tipo de espectáculos está prohibido en gran parte de España.  Solo Andalucía y Canarias las permiten, pero con muchas restricciones. En Andalucía las «riñas de gallos» solo están permitida para socios, es decir, personas que han pagado, son federados y tienen un carnet.

El programa se puso en contacto con el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda y el funcionario que atendió la llamada señaló que no se «tiene conocimiento de que esta pelea de gallos se haya celebrado» y dijo que «no se está dando autorización para ningún acto por el estado de alarma que estamos viviendo».

El presunto acto delictivo conlleva penas de cárcel de hasta dos años y una inhabilitación de no poder realizar actividades con animales domésticos de hasta cuatro años, según ha indicado la sargento de Seprona, Ana Prieto. Además podría ser motivo de multa ya que presuntamente no se estarían respetando las limitaciones de aforo impuestas por el Gobierno durante la alarma por el coronavirus.

El programa dio a los tres protagonistas la oportunidad de dar su versión sobre los hechos, pero el único que habló fue Padilla. «No estoy relacionado con el negocio, para mí no es un negocio, es una afición. Llevo gallos pero no negocio con ellos. Mi pasión es mi cultura y mi cultura son también los gallos», aseguró.