Los ugandeses contrarios a que Yoweri Museveni, de 74 años y en el cargo desde 1986, pueda seguir optando a nuevos mandatos indefinidamente se han visto este viernes desesperanzados después de que la Justicia avalase la reforma que elimina el límite de edad para los candidatos presidenciales.

Tras varios meses de batalla legal, la Corte Suprema de Uganda envió este jueves al traste -por cuatro votos contra tres- los sueños de muchos ugandeses que aún esperaban que los tribunales declararan ilegal la enmienda constitucional que, a partir de ahora, permitirá a los aspirantes presidenciales de más de 75 años seguir presentándose a elecciones sin ningún límite de edad.

«Es tan triste que tengamos líderes que solo piensan en sí mismos y que no se centran en el buen liderazgo, en el buen gobierno, y que no creen en una transición pacífica del poder», dijo a Efe Julius Ssemakula, un empresario de Kampala que considera que la reforma constitucional es una medida desafortunada.

«No hay justicia ya para los ugandeses. Los jueces a los que se había confiado la administración de justicia están, en su lugar, violándola para agradar a un hombre, al presidente, y para proteger sus puestos, pero no los intereses de los ugandeses», señaló a Efe, Annet Kobusingye, una residente del área de Nakawa (noreste de Kampala).

Para la oposición, impulsora de la fallida apelación judicial contra la enmienda constitucional, los tribunales han dado carta blanca a Museveni para gobernar de por vida.

«Estoy muy decepcionado. Es muy absurdo y condenamos lo que ha pasado. La decisión tiene implicaciones políticas serias para Uganda», dijo a Efe Erias Lukwago, abogado de la apelación y alcalde de Kampala.

Según él, el dictamen demuestra que a día de hoy «no es fácil» usar el «imperio de la ley» para tener algún impacto sobre la democracia ugandesa.

«Llora, mi querida Uganda», lamentó Lukwago.

Por su parte, Norbert Mao, presidente del opositor Partido Democrático, afirmó en una rueda de prensa que ahora van a apelar «al tribunal del pueblo, que es el más importante, para asegurar que el presidente Yoweri Museveni salga del poder».

Desde la organización de asociaciones civiles CCEDU (Coalición de Ciudadanos por la Democracia Electoral en Uganda), el coordinador Crispin Kaheru puntualizó a Efe que, aunque el veredicto «cayó en lo esperado, dadas las circunstancias», los argumentos de esta última audiencia fueron, al menos, de más calidad que los de los jueces que habían revisado el asunto antes, incluida la Corte Constitucional.

«En un país en el que hay una Presidencia o un Ejecutivo muy dominante, sería prematuro imaginar que la Corte Suprema daría un veredicto que disgustaría políticamente al Ejecutivo», razonó el coordinador de CCEDU.

En el bando de los afines a Museveni, por el contrario, el dictamen de la Corte Suprema ha sido celebrado.

«Este es otro paso monumental para mejorar nuestra democracia y el imperio de la ley, en general. No veo ningún vencedor o vencido en esto. Uganda gana», expresó en su cuenta de Twitter Don Wanyama, secretario de Prensa de Museveni, tras conocerse el veredicto en la tarde del jueves.

También el vicefiscal general del país, Mwesigwa Rukutana, ha dicho estar «extremadamente contento» por la decisión del tribunal, como «abogado» y como «ciudadano de Uganda».

«Esta es la democracia que ha traído el gobierno del Movimiento de Resistencia Nacional (NRM, el partido de Museveni). Veo que nuestros colegas de la oposición no están felices, pero es de democracia de lo que hablamos», afirmó Rukutana.

La polémica enmienda había sido aprobada en diciembre del 2017 por el Parlamento y, a pesar de las apelaciones en curso contra ella, en marzo pasado el NRM ya dio su respaldo oficial a que Museveni compita en las próximas elecciones, previstas para 2021.

Museveni es uno de los presidentes africanos que más tiempo lleva en el poder y se ha caracterizado por sus ideas conservadoras en cuestiones sociales y su actitud beligerante contra los homosexuales.

Por Hope Mafaranga

<

p align=»left»>Fuente: Eldiario.es


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario