Los vecinos de Ostrizt (Alemania) compran toda la cerveza de los supermercados para boicotear un festival neonazi

Ostrizt está situada en el este de Alemania, junto a las fronteras de Polonia y la República Checa. Se trataría de una ciudad más si no fuese porque sus vecinos se han convertido de la noche a la mañana en ejemplo de rechazo pacífico a la extrema derecha.

Los habitantes de esta ciudad, en el que se celebra el Festival nazi Schild und Schwert (Festival Seña y Espada) con una asistencia prevista de entre 500 y 600 neonazis, compraron toda la cerveza disponible en los supermercados como forma original de protesta y para expresar su rechazo a este tipo de reuniones y celebraciones del totalitarismo.

La Policía había prohibido la venta de alcohol en el Festival, por lo que la única fuente de cerveza para el festival eran los supermercados locales. Los vecinos se pusieron manos a la obra y compraron más de un centenar de cajones de la bebida. Además la Policía confiscó este viernes 4.200 litros de bebidas alcohólicas que los asistentes habían traído por cuenta propia, dejando la estampa de un festival neonazi regado con agua y zumo de frutas.

Además de este acto de protesta sin violencia, unas 300 personas se manifestaron pacíficamente por las calles de Ostritz para protestar contra el festival, según cifras de la Policía. El festival se celebra cada año en esta pequeña localidad coincidiendo con el aniversario del nacimiento del dictador Adolf Hitler.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario