El medio ambiente ha sido una de las principales preocupaciones de estas elecciones en Alemania, según varios sondeos. Muestra de ello es el éxito de las manifestaciones de Fridays for Future en Alemania. El pasado viernes, decenas de miles de jóvenes volvieron a salir a la calle en más de un centenar de ciudades del país para decirle a sus mayores que están hartos de esperar a que actúen de forma decisiva contra el deterioro ambiental.

Ayer, los Verdes se han convertido en los grandes vencedores de las elecciones europeas en Alemania, las últimas con Ángela Merkel como canciller, al convertirse en la segunda fuerza más votada, con cerca del 21 por ciento de los votos, su mejor resultado a nivel federal. El partido verde, con un liderazgo renovado y un discurso optimista, muy europeísta, de defensa de una sociedad abierta y en la que la protección ambiental figura como prioridad, ha sido capaz de capitalizar buena parte de la preocupación ciudadana.

La candidata del Partido Verde, la alemana Ska Keller

En opinión del presidente del partido, Michael Kellner, el movimiento juvenil mundial contra el cambio climático de los ‘Fridays for Future’ (Viernes por el futuro), liderado por la adolescente sueca Greta Thunberg, les ha servido de apoyo en esta victoria.

Según Kellner, su partido ha sido capaz de convertir la cita europea con las urnas en un ‘Sunday for Future’ (Domingo por el futuro). «Llevaremos la voz del movimiento climático desde las calles al Parlamento», ha prometido Sven Giegold, candidato a estas europeas por el partido.

«Entendemos esto como un encargo (del electorado) para emprender acciones», ha añadido por su parte Ska Keller, la otra cabeza de lista de los Verdes en Alemania y que además es la candidata del grupo ecologista en la Eurocámara, a presidir la Comisión Europea.

Aunque la Unión Cristiano Demócrata (CDU), junto a su hermana bávara la Unión Cristiano Social (CSU), han sido la fuerza más votada, con casi el 29 por ciento, la nueva presidenta del partido, Annegret Kramp-Karrenbauer, ha reconocido que no son lo que esperaban.

La sucesora de Merkel al frente de la formación conservadora ha atribuido la caída con respecto al 35 por ciento obtenido en 2014 a la incapacidad del partido en impresionar a los alemanes a nivel federal con su coalición con los socialdemócratas. En su opinión, el Gobierno federal adolece de falta de dinamismo y convicción.

No obstante, la líder de la CDU ha pronosticado que el Partido Popular Europeo (PPE), al que pertenece su formación, será la fuerza más votada en la Eurocámara y por tanto ha reivindicado que Manfred Weber, su candidato a presidir la Comisión Europea, es quien debe suceder a Jean-Claude Juncker al frente del Ejecutivo comunitario.as para reparar la UE y reducir sus tareas centrales».

Deja un comentario