Luis Bárcenas, ex tesorero del PP, ha declarado ante el juez que investiga la denominada operación Kitchen que el Gobierno le hizo llegar un mensaje cuando ingresó por primera vez en la cárcel para que no sacara a la luz pruebas contra el partido: «Si hablas, tu mujer irá a prisión».

Esto confirma lo que desveló EL MUNDO en 2013, cuando el medio contaba como Javier Iglesias Redondo, penalista de Álvaro Lapuerta y persona de la más absoluta confianza del aparato del PP, indicaba a Bárcenas en la cárcel de Soto del Real:

«Si hablas, tu mujer irá a la cárcel. Si callas, Alberto Ruiz-Gallardón será destituido en el último Consejo de Ministros antes de vacaciones y tu tema se archivará en septiembre por nulidad». No fue el único. El abogado Miguel Durán, que aseguró hablar «en nombre de Mariano Rajoy», le indicó Redondo.

Bárcenas recibió este mensaje en el marco de una pieza secreta abierta en el sumario, tras ingresar en la cárcel de Soto Del Real por orden del juez Pablo Ruz, según ha señalado el propio ex responsable de finanzas.

Luis Bárcenas
Luis Bárcenas

Bárcenas y Sergio Riós

Ha explicado también, siempre según EL MUNDO, cómo llegó Sergio Ríos a ser su chófer. Según explicó Bárcenas, una mujer que había trabajado para la familia durante «muchísimo tiempo», y que tenía dos hijos que habían trabajado para el PP y eran policías nacionales, le recomendó a Ríos porque ella y sus hijos lo conocían «desde que eran muy jóvenes».

«Las referencias que me dio es que había colaborado esporádicamente con el PP y que había sido conductor de Francisco Granados en la Comunidad de Madrid», recordó. El hecho de que hubiera pasado el filtro de «selección» del Gobierno regional «era un plus en el sentido de que no era solo un portero de discoteca, sino que tenía experiencia en temas de seguridad», indicó.

Detalló la información que le facilitó sobre la caja B del PP para que las llevara al despacho de su abogado Javier Gómez de Liaño y que el conductor copió para entregársela a la Policía.

El falso cura

También ha comparecido ante el juez durante unos 20 minutos el hijo de Bárcenas, Guillermo —conocido como Willy— quien ha solicitado personarse como perjudicado por la operación que se montó para sustraer la información sensible sobre el PP que su padre guardaba.

Willy Bárcenas ha contado cómo se produjo el asalto del falso cura a su domicilio: el asaltante le maniató a él y a su madre al tiempo que les exigía a punta de pistola las pruebas que tuviera su padre contra Rajoy.