Poco después de que el nuevo Gobierno municipal de Madrid anulase el concierto de Def con Dos en el barrio de Tetuán, el ayuntamiento de Madrid decidió eliminar de la programación la actuación que Pedro Pastor y su padre Luis, el célebre cantautor, tenían previsto celebrar en las fiestas de Aravaca el próximo 8 de septiembre.

«Lo que pasa es lo que pasa, que no hay español verdadero, que esté tranquilo en su casa«, declama Luis Pastor, cuando se le pregunta por el tema.

«Esta gente flipada del trifachito, los de parchis, se escoran a la ultraderecha porque los de Vox marcan el ritmo y la pulsión de dos partidos que no tendrían que estar ahí, porque la cultura es una herramienta del conocimiento y de las emociones que va más allá de las ideologías», declaraba a ElDiario.es.

«La música tendría que estar fuera de ese juego desde el momento que aportamos valores y sensaciones al ser humano, a nivel vital, sentimental o estético. Ellos no han escuchado mis canciones ni las de mi hijo, seguro. Supongo que lo único que sabrán es que vengo de una tradición de ser cantante rojo«, indica el cantautor.

El autor no cree en las excusas que han Andrea Levy, responsable de Cultura del Ayuntamiento, y los portavoces municipales: «El concierto había sido contratado hace cinco meses por una empresa con todos los concursos de por medio. Y el hecho cierto es que nos dicen que el 8 de septiembre, mi hijo y yo no cantamos. Ellos se quitan de encima la pelota y dicen que la culpa es de la empresa. Y es mentira. La empresa gestiona lo que se acuerda en la Junta de Distrito y en el Ayuntamiento, y nuestra actuación fue aprobada. No tienen derecho a quitarme un trabajo, pero sobre todo no tienen derecho a impedirnos cantar«.

«El día 8 de septiembre, mi hijo Pedro y yo vamos a cantar en Aravaca, aunque todavía no sabemos cómo. Me lo ha garantizado Alfonso Sobrino, de la cooperativa Rosa Luxemburgo, los mismo que acogieron a los mineros de Asturias, que es gente solidaria, que es con los que tengo relación y para los que he cantado gratis y supongo que serían ellos los que me metieron. Ellos asistieron a la reunión de la que salió la propuesta de que nos contrataran. Lo curioso es que están convencidos de que la orden no viene de Aravaca. Que el chaval del PP de Aravaca no ha dado esa orden, que viene de arriba, del tinglado del three party. De ahí ha venido la orden, no se si de Villacís, que echa pelotas fuera a la empresa», asegura el cantautor.

Sobre ese three party tiene bastante que decir Pastor: «Lo mismo que están haciendo en Andalucía, a nivel de retroceso de derechos, criminalizar al diferente, a las asociaciones de mujeres. En todas aquellas instituciones donde la extrema derecha va teniendo cuota de poder, con la ayuda de CS y PP, quieren instalar de nuevo el miedo. Yo sólo les invito a que escuchen mis discos, que lean mis memorias, para que sepan por qué los prohíben. Para que nos censuren de nuevo, pero cono conocimiento de causa«.

«Todo este escándalo lo único que ha provocado es engrandecer la leyenda de los rojos cantautores. Son tontos, son gilipollas, lo inteligente es decir he entrado aquí y os vais a enterar pero no os vais a enterar de nada, porque lo vamos a hacer bajo cuerda, fastidiándonos de la misma forma pero sin que podamos decir ni pío. Entro, y puteo a estos cantautorcillos rojos, y nadie se da cuenta, eso sería lo inteligente. Pero lo hacen a las bravas. Vienen desde la involución queriendo dar pasos atrás en una sociedad del siglo XXI. Lo cierto es que volvemos a sentir que todo está en tela de juicio«, declara el cantautor.

Luis Pastor confirma, además, que él actuará en las fiestas de La Mercé, en Barcelona, que pregonará Manuela Carmena, y las que Ada Colau quiere convertir en refugio de todos quienes se sientan perseguidos: «Yo si cantaré en La Mercé, pero con Pedro ha habido sus más y sus menos, por lo que él dijo que no, que con él no contaran. No se qué lío tiene montado con las alcaldesas. Yo estoy dispuesto a ir a todas partes«.

«Son tiempos de involución en el mundo, en Europa, estamos otra vez en el punto de partida. En España, también«, sentencia Pastor.

Deja un comentario