El pasado 8 de abril informábamos de que esa semana había salido a la luz un vídeo, grabado por el agente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Brian Hastings, en el que se puede ver a un niño de diez años perdido y aterrorizado en La Grulla (Texas), caminando en uno de los desolados puntos de entrada al Estado. El vídeo ilustraba con claridad el drama migratorio que se vive en la frontera entre México y Estados Unidos.

El niño llorando le pregunta al agente si le puede ayudar y le explica que: “Yo venía con un grupo de personas y me dejaron botado y no sé dónde están”. El agente pregunta al menor: “¿No vienes con mami o con papi?”. A lo que el niño respondió: “Nadie, yo venía en un grupo… y al final vine aquí a pedir auxilio”. “Yo vengo porque sino, ¿dónde voy a pedir ayuda?”, añadió segundos después.

El niño, originario de Nicaragua, se quedó dormido en medio del trayecto. Y cuando despertó el resto había continuado el camino. Los testimonios aseguran que el menor era parte de un grupo de más de 180 centroamericanos que habían emprendido el viaje al norte con la esperanza de entrar a Estados Unidos.

El menor, sano y salvo, fue trasladado a las instalaciones de detención de la CBP en la localidad de Donna, Texas, donde fue alimentado y le hicieron un test para detectar si estaba contagiado de coronavirus.

Ahora, la madre del niño, Meylin Obregón, que permanece en un centro de detención en Texas ha pedido al Gobierno del presidente Joe Biden, que le entregue al menor, de nombre Wilton Gutiérrez Obregón, en los próximos días o quede bajo la custodia temporal de su tío Misael Obregón, que reside en Florida.

La abogada y presidenta de la Alianza Nicaraguense Americana por los Derechos Humanos (NARA), Astrid Carolina Montealegre, que representa al menor y su madre, le ha dicho este jueves a EFE que Wilton está por cumplir el tiempo promedio que los pequeños migrantes pasan bajo protección del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

“Ya vamos para más de tres semanas, que es el promedio que se toma el Departamento de Salud para entregar a un niño a un familiar en los Estados Unidos, y estamos esperando que con Wilton este plazo se tome en cuenta”, explicó la abogada.

El menor lleva cinco semanas en custodia del Gobierno

Según el testimonio de la madre, ella estuvo secuestrada en México y tras varios días desaparecida, Obregón ingresó a Estados Unidos y solicitó asilo con la esperanza de reunirse con su hijo, que en total ya lleva cinco semanas en custodia del Gobierno.

Meylin salió con su hijo de Nicaragua el pasado 7 de febrero, quien tomó la decisión de migrar debido a problemas de pareja en el hogar, pero lo hicieron con el permiso del padre, tal y como recoge una nota de prensa emitida por la Policía Nacional de Nicaragua.

El caso de Wilton será definido por un tribunal familiar, mientras la madre espera que el Gobierno le permita reunirse con su hijo y enfrentar juntos la batalla legal.

Tras la abrumadora llegada de menores solos a la frontera, el Gobierno Biden se ha comprometido a trasladar rápidamente a estos niños y niñas de la custodia de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (CBP) al HHS.

El problema es que ahora hay 22.174 menores bajo la responsabilidad del HHS y las críticas se enfocan en el tiempo que tarda el Gobierno en entregar a los menores a familiares o padres. HHS explica en su página web que los menores no acompañados pasan menos de 57 días en promedio en los refugios.

DEJA UNA RESPUESTA