La Comunidad de Madrid de Isabel Díaz Ayuso ha contratado a dedo parte del rastreo de contactos vital para afrontar la pandemia a la empresa Quirón Prevención. La empresa privada pondrá a 20 auxiliares de enfermería y dos médicos a hacer encuestas a los positivos por covid-19 para identificar a sus contactos estrechos y así frenar la expansión del virus en la región.

La administración ha justificado este «dedazo» por «el tiempo de formación necesario, la eventual rapidez con la que puedan producirse cambios en la situación epidemiológica y el carácter anticipatorio que se busca», pese a que ha tenido meses para prepararse desde que en junio la gestión de la emergencia sanitaria pasó a manos de las Comunidades Autónomas.

También avisaron los expertos: «un sistema de rastreo es la clave de cualquier brote: el control de los casos y de los contactos para disminuir la transmisión», señalaba Andrea Burón, médico doctor especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública a Infolibre. Señalaban los profesionales que «la contratación de nuevos empleados será necesaria, aunque los pasos atrás de la Comunidad de Madrid en ese sentido, sin renovar a los profesionales fichados cuando lo peor de la covid-19 azotaba los hospitales de la región, no invitan al optimismo». «A día de hoy no hay personal suficiente. Muchos están cansados después de semanas de guerra, incluso enfermos. Los sistemas de comunicación aún no han sido optimizados», fue otro de los avisos.

Ayuso ha gestionado mal los recursos de los que disponía y lleva semanas buscando rastreadores a toda prisa, mientras la evolución epidemiológica ha pasado a ser realmente preocupante. Incluso ha llegado a pedir voluntarios para realizar esta labor en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, una estrategia ampliamente criticada por los expertos y por la oposición.

Aún con esta contratación a dedo, el número de rastreadores que Ayuso reconoce que tiene sigue siendo muy inferior a la tasa de entre 15 y 30 rastreadores por cada 100.000 habitantes que recomiendan varios organismos internacionales. Madrid cuenta con 202 profesionales destinados a esta tarea: 3 rastreadores por cada 100.000 habitantes. La Comunidad de Madrid hizo promesas que no cumplió: se comprometió a contratar a 400 rastreadores, luego bajó a 360,y desde mayo apenas ha llegado a la mitad.

El periodista Aimar Bretos, de Hora 25, de la cadena SER, ha querido dar su opinión sobre este tema, y los 10 minutos que dura el audio se han transformado en imprescindibles: