Andalucía y Murcia enviaron quitanieves a Madrid para ayudar a las zonas más azotadas por la tormenta Filomena, pero en Madrid no se utilizaron este tipo de máquinas a pesar de tenerlas bien guardadas. Al menos nueve de ellas, todas propiedad de la Comunidad de Madrid, según denuncia El País.

Las máquinas todavía se encuentran en sus bases en la sierra madrileña, a la vista de todos y todas, aparcadas y sin poder realizar su trabajo porque en noviembre la Comunidad entregó esta tarea a dos empresas que operan con sus propias máquinas y personal, por lo que los recursos materiales y humanos de la Comunidad, que hasta el año pasado trabajaban en la zona, se quedaron sin uso.

Un trabajador de una de las bases en el municipio de Chapineria dijo al medio que: “Ahora ya solo nos dedicamos a quitar rastrojos de los arcenes de la carretera”. “Hasta el año pasado estuvimos utilizándolas sin problema”, dice un trabajador público. “Estábamos preparados pero no nos llamaron”, sentencia.

Según el anuncio del día anterior a la gran nevada, la Comunidad se preparó con 57 quitanieves y el Ayuntamiento con otros 66 quitanieves. Cuando el gobierno de Isabel Díaz Ayuso les pidió ayuda el viernes, los militares de la UME proporcionaron 16 más. Unos días después, se sumaron 11 máquinas de Andalucía y 6 máquinas de Murcia.

Quitanieves oxidándose por la falta de uso

Las quitanieves sin uso se encuentran en Chapineria en el oeste de la capital y Gandullas en el norte. Cinco de ellas se oxidan al aire libre por la falta de uso en una nave vallada del primer municipio. No se han movido desde la campaña invernal 2019-2020.

Junto a los quitanieves hay una vieja motoniveladora, una quitanieves de seis ruedas, que tampoco se ha usado durante la nevada. Las otras cuatro quitanieves en la base de Gandulas tampoco se utilizaron. Los trabajadores de estas dos bases tampoco participaron en el operativo de limpieza de Filomena.

La gestión de la zona ha sido concedida respectivamente a Aceinsa (por 363.000 euros al año) y la UTE de Ferrovial y Cespa (por 428.000 euros al año). No es la única zona. La Comunidad de Madrid paga 25 millones al año a siete empresas que actúan en nueve áreas de la región.

Las empresas a las que se ha otorgado un contrato son Aceinsa, Durantia, Viabal, Reynober, Obras Y Servicios Sgasa y una unión temporal de las empresas Ferrovial y Cespa.

No queda ninguna zona madrileña sin privatizar.